17/11/2018
Editoriales

Julio 21 de 1821: llega al virreinato de la Nueva España, Juan O’Donojú, quien sería considerado el último virrey designado por las Cortes españolas

Julio 21 de 1821: llega al virreinato de la Nueva España, Juan O’Donojú, quien sería considerado el último virrey designado por las Cortes españolas, aunque su nombramiento era de teniente general de los ejércitos de España, para todo fin práctico era la máxima autoridad de España en México, después de la salida del virrey Apodaca. O´Donojú se dio cuenta desde su llegada al país que ya era imposible revertir el proceso independentista pues todo mundo estaba feliz con ello, y tuvo la madurez suficiente para reconocer el fin del reinado español, aceptando firmar con Agustín de Iturbide los Tratados de Córdoba el 5 de agosto siguiente.

O’Donojú tenía todas las credenciales, pues había sido héroe de la intervención francesa en España, siendo muy respetado en la después llamada Madre Patria. O’Donojú fue testigo también de la entrada a la Ciudad de México del Ejército trigarante, y aceptó ser parte de la Primera regencia del Imperio mexicano, que fue la primera institución gubernamental del México independiente. Este primer Pacto por México, tuvo la virtud de conseguir la independencia en paz, estableciendo una monarquía administrada por una regencia, mientras llegaba un príncipe extranjero de entre los invitados a tomar el trono, según lo pactado.

Sin embargo, O’Donojú venía enfermo y rápidamente murió tras firmar el Acta de Independencia el 28 de Septiembre de 1821, finando su vida el 8 de Octubre de ese célebre año. De este virrey se tiene gratos recuerdos en la historia mexicana, lástima que se haya ido tan pronto, pues España luego “pataleó” respecto de la independencia y soberanía mexicanas, enviando tropas a reconquistar sus dominios que por siglos le abastecieron de recursos y riquezas como ninguna otra de sus conquistas en el mundo. Ya hablaremos de esa intentona española, cuando sea su efeméride, hoy recordamos la llegada de Juan O´Donojú a nuestro país.