19/Sep/2019
Editoriales

Las Plazas de Monterrey. Plaza Jerónimo Treviño, o Niño Artillero, o Plaza del Chorro

 

Al ampliarse la Ciudad con el llamado Repueble del Norte nació la ahora famosa Plaza del Chorro, rodeada de calles que en ese momento no tenían nombre. El crecimiento urbano fue obligado por la nueva demografía que inauguraba una etapa de paz, luego de las invasiones norteamericanas (1846 – 1848)y francesa (1862 – 1867).El crecimiento en cuestión era hacia el norte de la Calle de Washington, entre las actuales avenidas de Venustiano Carranza y Félix U. Gómez. Semejante desarrollo urbano requería espacios abiertos para el esparcimiento familiar y la Plaza del Chorro cubría esa necesidad en buena medida. Por cierto, en 1868 fue nombrada Monumento Histórico de Paz.

Sin embargo, en ese mismo año de 1868 el Cabildo de Monterrey decidió utilizar la nomenclatura de la Ciudad para honrar a los héroes de las gestas militares. Así que esta plaza fue bautizada como Plaza General Treviño, nombre que hoy aún lleva:

“20 de agosto de 1868(…) Arreola y Ayala(…)  Capitulares Arteaga, Hinojosa y Ramon Garza, (…)aprueben los nombres de las calles del Repueblo del norte y plazas en la forma siguiente: De norte á sur, de Ysac Garza Cantú; Demócrata Manuel Maria del Llano, Lic. Lafuente, General Arteaga, Coronel Zalazar, General Arizta, Miguel Lerdo de Tejada, General Carlos Zalazar, Gutierrez Zamora, General Guilardi, J. Garza Leal, Coronel Juan N. Mendez, C. Benito Juarez, General Leandro Valle; Coronel Villagomez, Alameda, General Villagran, General Juan Alvarez, General Porfirio Dias, General Corona, Miguel Nieto, Lima, Bolivar, Centro America, Ecuador y Perú. De oriente á poniente, General Tapia, General Espinoza, General Treviño, General Doblado, General Herrera y Cairo, General Jimenez, Coronel P. Sanchez, Coronel R. Martinez, Coronel N. Romero y la Zona. Plazas 15 de Mayo, Santa Ysabel, la Muralla, San Jacinto, General Gerónimo Treviño, Santa Gertrudis, la Carbonera, San Javier, Santa Ynes, Calpulalpan, y la Constitucion de 1857. (…) algunas calles que faltan para las 41 se han dejado de proponer, (…) mismos que llevan las que del centro de esta Ciudad pasan á aquel Repueblo, (…) el dictamen se aprobó, (…) que pase al Yngeniero para que anote los nombres de las calles en el plano respectivo (…)”.

 

Méritos de Jerónimo Treviño para que esta plaza lleve su nombre

Bautizarla con el nombre de Jerónimo Treviño fue un acto de justicia. Este ilustre militar, nacido en la hacienda de La Escondida, en Cadereyta Jiménez, fue Jefe de la “Legión del Norte” en la Guerra de Intervención Francesa asistiendo a 35 acciones importantes de armas. Su presencia militar fue in crecendo desde 1866 en la Batalla de Santa Gertrudis, cuando el ejército mexicano, al mando del general Escobedo, derrotó a las fuerzas imperialistas. Refrendó su capacidad militar en la batalla de San Jacinto contra el conservador Miramón, así como en el Sitio de Querétaro, donde fue herido, pero estaba feliz porque se consiguió el objetivo final: capturar al emperador Maximiliano.

En 1867, al restaurarse la República, fue Gobernador de Nuevo León, distinguiéndose por promulgar el Reglamento para el Hospital González. Gobernó en otras tres ocasiones seguidas durante la llamada Segunda República Restaurada, y una vez más, en 1913 gracias al maderismo. En la primera fue nombrado interino por Juárez -4 de diciembre de 1867-, y llamó a elecciones -1867- donde fue electo, y luego reelecto en 1869 y en 1871, para finalmente, regresar un tiempito a la gubernatura en 1913.  

En su gubernatura de 1869 enfrentó una revuelta que encabezó Cenobio Díaz. En septiembre de 1870 presentó su renuncia al Congreso del Estado, pero este cuerpo colegiado no la aceptó por considerar indispensable su presencia en el Ejecutivo. En 1887 organizó junto a John Robertson la Compañía del Ferrocarril del Golfo. Jerónimo Treviño murió en noviembre de 1914 en Laredo, Texas.

Aunque esta Plaza General Treviño no tenía bancas, ni andadores, ni fuentes, tenía lo que le faltaba a la mayoría de las otras plazas: árboles. Esto la convertía en un bello paseo familiar para los vecinos del noreste de la ciudad. Y ya para 1901 las calles que la rodeaban tenían sus actuales nombres: Isaac Garza al Sur, Doctor Coss al Poniente, Jerónimo Treviño al Norte y Mariano Arista al Oriente.

 

Intentona de cambiarle el nombre por Plaza Niño Artillero

En el año de 1912 se cumplían 100 años del heroico Sitio de Cuautla, uno de los episodios militares más apremiantes del general José María Morelos y Pavón. Desde abril de 1812 el ejército insurgente estaba sitiado por el brigadier realista Félix Calleja. Ya era crítica la posición de Morelos y se presentía una derrota, pero la heroica acción de un adolescente llamado Narciso Mendoza detuvo el asalto que iba a romper la defensa de Cuautla. Este joven Mendoza tuvo su momento de heroicidad que le colocó en la galería de los héroes nacionales.  

Esta parte del texto de Carlos María de Bustamante lo explica bien: 

 “Produjo también funestos efectos en otros puntos, pues afectados de pavor sus defensores  (de Cuautla) abandonaron la artillería, y la plazuela de San Diego casi quedó escueta; sólo se vio en ella a un muchacho de doce años llamado Narciso: vínose sobre éste un dragón que le tiró un sablazo y le hirió un brazo; no tuvo este niño más refugio que afianzarse con una mano de un palo de la misma batería y con la otra tomar la mecha que estaba clavada en el suelo, dio casi maquinalmente fuego al cañón, que disparado en el momento más oportuno mató al dragón que le acababa de herir y contuvo al enemigo que avanzaba rápidamente. Con tan fausto e inesperado suceso, volvió a su puesto Galeana, y quedó restablecido el orden. Después de la acción, Morelos hizo que le llevasen a aquel jovencito, a quien asignó una pensión de cuatro reales diarios, que percibió hasta que se evacuó la plaza."

A partir de este hecho heroico, Narciso Mendoza adquirió el mote de “El Niño Artillero”, y después luchó contra los norteamericanos, en la Guerra de Reforma y contra los franceses, muriendo en Cuautla en 1668. Así que un siglo después en su honor comenzó a llamársele extraoficialmente a la Plaza Jerónimo Treviño como “Plaza del Niño Artillero”.

En torno a esta plaza se había formado un barrio con características propias de clase media habitada por familias de empleados y profesionales que servían a la industria regiomontana, estos vecinos se organizaron en 1925 para pedir iluminación en las calles cercanas a la plaza:

“13 de enero de 1925.- C. Francisco C. Reyes… De varios vecinos próximos a la Plaza pública llamada del "Niño Artillero" pidiendo se instale un foco en el cruzamiento de las calles de Doctor Coss y General Treviño.- A la misma Comisión para dictamen”.- 

Les fue concedida su solicitud:

“20 de Enero de 1925…  De la comisión de Alumbrado sobre la solicitud de varios vecinos próximos a la plaza denominada del "Niño Artillero" sobre que se instale un foco en el cruzamiento de las calles de Gral. Treviño y Dr. Coss”.

Dos años más tarde –en 1827- los vecinos se organizaron también para iluminar la plaza, lo que igualmente les fue otorgado:

“29 de Noviembre de 1927.- Jesús M. Salinas Junior …  De varios vecinos domiciliados en las cuadras circundantes de la Plaza del Niño Artillero, solicitando por las razones que aducen se ordene la instalación de un poste con dos focos en la Plaza de que se trata”.- A la Comisión de Alumbrado

“ 6 de Diciembre de 1927. Bajo la Presidencia del Ciudadano Jesús Maria Salinas Jr.(…) presentada por los vecinos de la Plaza del Niño Artillero, el Comisionado de Alumbrado propone se ordene la instalación de dos focos en la Plaza de que se trata debiendo de ser de mil lumens la intensidad de ellos”.- Aprobado. 

 

Ratifica el Cabildo el nombre de Plaza General Treviño

En virtud de la confusión en el nombre de esta plaza, el Cabildo de Monterrey, en 1932, decidió discutir el caso, pues formalmente se llamaba “Plaza del General Treviño” y coloquialmente se le conocía como “Plaza del Niño artillero”. En votación dividida se conservó el nombre de “Plaza de General Treviño”

“ 6 de Diciembre de 1932.- Generoso Chapa Garza(…) se defina la denominación oficial que debe tener la plaza " General Treviño " o "Del Niño Artillero ", que muy en breve será inaugurada, (…) los CC. Regidores presentes manifiesten su opinión (…) Los CC. Regidores Rodríguez Villarreal, Sierra Ramos, Canales y Síndico Segundo Valle, expresaron diversas razones en el sentido de que debería denominársele "Del Niño Artillero ", (…) porque, sin desconocer los méritos del General Treviño, ya su memoria había sido honrada dándole su nombre a una de las calles de la Ciudad y a otro de los paseos públicos que tienen relación con un episodio histórico, del cual fué principal protagonista.- Los CC. Regidores Heriberto Montemayor, Botello Caballero, Teófilo Garza y Antonio Guerra, manifestaron (…) que fuera el nombre de " Plaza General Treviño ", porque tienen entendido que ha sido una denominación oficial, (…)sin tener antecedentes para justificar un acuerdo, cambiara ese nombre, alegando algunas otras razones en favor de su opinión.- (…) se aprobó por mayoría de seis votos contra cinco, se denomine "Plaza de General Treviño” 

Sin embargo, en ese mismo año de 1932 se remodeló la Plaza de General Treviño instalándose una moderna fuente de estilo ArtDeco, con un poderoso chorro de agua que se iluminaba con luces de Colores. Además se construyeron columnas del mismo estilo con modernas luminarias, se instalaron bancas cómodas y se pavimentaron los andadores. El resultado fue que esta plaza quedó muy hermosa. 

 

El nombre de Plaza del Chorro es coloquial

Y eso provocó el ingenio natural de los regiomontanos, pues queriendo identificarse los habitantes de ese barrio, le llamaron desde entonces coloquialmente “Plaza del Chorro” aludiendo a la fuente y en consecuencia, todo ese barrio se le conoce como Barrio Del Chorro. 

La plaza siguió siendo un atractivo paseo familiar. En el Barrio del Chorro hubo negocios muy conocidos como “La Abarrota Servicio” que vendía de todo, jaulas, mecates, animales vivos, alimento para animales, granos para consumo humano, peces, herramientas, alimentos enlatados y un sinfín de productos más. El estaquillo “El Mexicano” donde se podía acceder al servicio telefónico por 20 centavos. Los tamales de Doña Candelaria, La Panadería la Victoria, la tienda El Faro que era a la vez  la Terminal de los camiones que iban al Mezquital; La Cremería Monterrey y La Farmacia Treviño, entre otros que daban servicio a todo el centro de Monterrey.

Desde los años sesenta del siglo pasado existe la escuela Edmundo Amici que al principio era escuela sólo para niñas y hoy es una escuela primaria mixta.

 

El alcalde Pedro F. Quintanilla, un enamorado de las plazas de Monterrey

En la década de los años ochenta del siglo XX, el alcalde Pedro F. Quintanilla remodeló a la Plaza del Chorro, con nuevas bancas, sustituyendo árboles enfermos por nuevos, acicalando los andadores y dándole mantenimiento a la fuente:

28 de Mayo de 1980: Pedro F. Quintanilla Coffin (…) el arreglo de la plaza General Treviño, conocida como "El Chorro", lleva un 20% de avance. 

25 de Julio de 1980: Pedro F. Quintanilla Coffin (…) La remodelación de la Plaza General Treviño, o sea lo que  se conoce como la del Chorro, está ya avanzada en un 92%, se pretende entregarse a la Ciudad para fines de este mes o principios del siguiente.

Con el tiempo la maquinaria del Chorro fue deteriorándose hasta dejar de funcionar sin ser reparada. En el año de 2002 se realizó una nueva remodelación que modificó la arquitectura ArtDeco de la Plaza.

Hoy la plaza del Chorro se conserva en buenas condiciones, aunque su fuente ya no funciona con la belleza de antaño.  Los jueves de cada semana se instala en la plaza un mercado rodante, que surte de alimentos, artesanías y ropa a los vecinos del Barrio del Chorro.

La Plaza necesita algunos arreglos para volver a lucir como en sus mejores años, tal vez WI-Fi público, mejores bancas con espacio para poner las computadoras o las tabletas y así atraer a los jóvenes. Pocos negocios sobreviven a la embestida de los grandes almacenes internacionales que son caros, pero con instalaciones elegantes. Esta es una de las plazas de Monterrey que conservan su vocación familiar. 

Fuentes:

Archivo de Monterrey. Actas de Cabildo: 20 de agosto de 1868,13 de enero de 1925,20 de Enero de 1925,29 de Noviembre de 1927,6 de Diciembre de 1932,28 de mayo de mil 1980,25de julio de 1980.Cuadro Histórico de la Revolución Mexicana, Carlos María de Bustamante, FCE, México