08/Dec/2019
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Noviembre 15 de 1991: Se registra un temblor en Monterrey. Alrededor de las 21: 45 horas hubo alarma en la ciudad debido a que en la zona poniente se sintió una sacudida de tierra y pronto trascendió que se trató de un temblor de tres grados en la escala de Richter, que se reflejó en las colonias Obispado, Deportivo Obispado, San Jerónimo y Cumbres. Y en la zona sur se sintió con menor intensidad, pues en las colonias Tecnológico, Roma y Alta Vista, se midió en 2 grados de Richter.

Nuestra entidad no se ubica en un territorio considerado sísmico, pero eso no quiere decir que aquí sea imposible que suceda algún evento telúrico. Existen crónicas –sin datos técnicos- de temblores sucedidos entre los años de 1799 y 1838, pero especialmente el día 28 de abril de 1841, se sintió un temblor muy fuerte. El gobernador Manuel María de Llano informó a Gobernación el fenómeno quedando registrado sin mayores consecuencias y daños. Últimamente se han registrado temblores con un máximo de 4.5 grados en la escala de Richter, en los años: 2000, 2004, 2006, 2009, 2012, y dos fenómenos en el año 2014, uno de ellos se sintió en Hidalgo y el otro en Montemorelos. La mayoría de estos temblores se han ubicado en la región citrícola, desde Linares hasta Montemorelos. Pocas cosas provocan tanto miedo como cuando tiembla, pues siente uno que la tierra donde está pisando se mueve, perdiéndose el indispensable sentido de seguridad.