17/Nov/2019
Editoriales

PÁNICO EN EUROPA POR POSIBLE QUIEBRA DEL DEUTSCHE BANK

El primer ministro italiano Matteo Renzi le dijo a los reporteros en su reciente conferencia de prensa con el primer ministro sueco Stefan Lofven que, sin importar qué tan serios sean los problemas de la banca de Italia, no son nada comparados con los del Deutsche Bank. "Si este problema de préstamos morosos vale uno, el problema de los derivados en otros bancos, en los grandes bancos, vale 100". El analista chipriota Alex Christoforou calificó los comentarios de Renzi como una presión nada sutil por parte de Renzi en contra de la Canciller alemana Angela Merkel y al ministro de Finanzas de Alemania Wolfgang Schauble, porque se niegan a hacer aso omiso de los reglamentos y no le permiten a Italia rescatar la Banca Monte dei Paschi di Siena, sin tener que aplicar el plan de rescates internos que instituyó la Unión Europea (UE) desde el 1 de enero. La referencia a los "derivados de los grandes bancos" por parte de Renzi estuvo dirigida al Deutsche Bank, al cual se ha calificado de manera generalizada en las últimas semanas como el banco más volátil de todo el sistema trasatlántico, con una exposición en derivados de $75 billones, 20 veces más grande que todo el PNB de Alemania y con una tasa de apalancamiento de 40:1, muy por encima del caso Lehman Brothers en el 2008.

El blog financiero Zero Hedge del sábado 9 de julio detalló el desastre del Deutsche Bank con el encabezado " Trazando el desplome épico del banco sistémicamente más peligroso del mundo". Ahí, Tyler Durden señala: "Si las muertes de Lehman Brothers y Bear Stearns fueron rápidas e indoloras, el próximo derrumbe del Deutsche Bank ha sido largo, agotador y doloroso". Pero según una cronología de los últimos acontecimientos, el Deutsche Bank está ahora al borde del estallido, con implicaciones enormes para todo el sistema financiero transatlántico con centro en Wall Street y Londres. En el caso de la investigación en marcha del Departamento de Justicia de Estados Unidos sobre el escándalo de manipulación de la tasa Libor, el 2 de junio se les estableció causa a dos ex empleados del Deutsche Bank (DB). Siguen bajo investigación un total de 29 funcionarios del Deutsche Bank. Después del voto por el Brexit, el Deutsche Bank, la operación bancaria europea más grande en Londres se tambaleó aún más. El 29 de junio, el FMI emitió una advertencia de que "Parece que el Deutsche Bank es el contribuidor neto más importante en los riesgos sistémicos". Al día siguiente, la Reserva Federal de EU anunció que el DB no pudo pasar las pruebas de estrés producto de "una deficiente gestión de riesgo y planificación financiera".

Las acciones del DB se venden ahora al 8% de lo que fue su precio más alto en mayo del 2007, con el despido de 9,000 empleados y el cierre de operaciones en 10 países. Sin embargo, el problema real es la enorme exposición con derivados del Deutsche Bank, la más grande de cualquier otro banco en el mundo. Zero Hedge advierte: "Ahora que salieron a la luz públicamente los trapitos sucios del Deutsche Bank, está clara la táctica de Renzi: si Merkel no transige en que se permita el rescate de los bancos italianos, el desplome de los bancos italianos va a asegurar la quiebra del Deutsche Bank en especie. Y dado que un escenario sobre las consecuencias de tal magnitud de derivados del DB no habría ganancias netas, no habría ninguna posibilidad de salvar al gigante bancario, ni con rescate externo, interno o lateral".