18/10/2018
Nacional

Ex Procurador Fiscal confirma tesis de AMLO sobre bancarrota…¡por sobre endeudamiento!

El presidente Enrique Peña Nieto y su equipo ocultan la cifra real de la deuda pública y mienten cuando dicen que le dejarán una economía sana y estable al gobierno de Andrés Manuel López Obrador, afirmó el ex procurador fiscal, Gabriel Reyes Orona.

  “Decir que entregan una economía sana y estable es una mentira enorme en la cual no tenemos que esperar años para que se desmienta, serán semanas”, dijo.

 En entrevista para #AristeguiEnvivo, señaló que el término “bancarrota” es coloquial, no técnico, “pero refleja bien el resultado de las visitas y reuniones que ha tenido el grupo de transición con el gobierno actual“.

  “Es importante el dato, pues Andrés Manuel López Obrador no lo dice en un contexto de campaña, ni para ganar una elección, lo dice como resultado de la rendición de cuentas que el equipo económico del gobierno actual le hace a su grupo de trabajo“, añadió.

 Recordó que hasta antes de los 70’s, México incumplió el pago de su deuda y fue hasta después de 1978 que, con el boom petrolero y la llegada de los tecnócratas, comenzó a ser un país pagador, pues “un tecnócrata primero deja morir al pueblo de México, antes de dejar de pagar la deuda pública”.

 De acuerdo con el experto en temas fiscales, López Obrador percibe un presupuesto público completamente comprometido, “él no tiene un margen de maniobra de más del dos por ciento, y entonces se nos está apareciendo en México un problema que nunca habíamos tenido: sobreendeudamiento”.

 Sin embargo, sostuvo, lo que está haciendo la Secretaría de Hacienda es no registrar la deuda pública sino “echar lo que se debe debajo del tapete”.

  “Este arreglo que hizo Peña Nieto a partir del 2015 fue comenzar a ver lo que es deuda y entonces se ha estado manipulando el registro de la deuda pública… Las cifras que manejan los organismos internacionales, los acreedores de toda índole, e incluso las instituciones que hacen análisis de las finanzas públicas vienen del gobierno, el que te dice cuánto debe es la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, y la Ley Federal de Deuda Pública no tiene reglamento y le da absoluta discrecionalidad a Hacienda para decirte a ti mexicano cuánto debe el país, pero le informa al Congreso lo que quiere”, abundó.

 El ex funcionario detalló que si bien la fracción II del artículo 2 de la Ley Federal de Deuda Pública dice que los proveedores son deuda pública, Hacienda no los registra, “solamente está registrando el financiamiento que procede de intermediarios financieros, pero la deuda pública es mucho mayor que eso. Lo que están haciendo, tanto el Gobierno Federal como los estatales, es financiándose no pagando”.

 Entonces, subrayó, “se está falseado una contabilidad gubernamental, de manera que parezca que hay dinero disponible, que se está liberando de deuda pública, para poder hacer más gastos”.

  “El servicio de la deuda ha alcanzado niveles escandalosos en este país, es quizá igual o más que el gasto que se está haciendo en infraestructura. Entonces, el servicio de la deuda está absorbiendo tales montos que va a impedir que el Gobierno Federal entrante pueda realizar obra social“, agregó.

 Además subrayó que “el techo de financiamiento nunca se había rebasado desde Porfirio Díaz, y este gobierno lo hizo por cinco mil millones de dólares en 2013, y no pasó nada, porque convencieron a los legisladores de que sería muy malo para el país que se diera cuenta todo el mundo que se habían pasado y que lo mejor era un nuevo techo de financiamiento”.

 Asimismo, subrayó que México “tiene una crisis de ingresos”, pues ya no tiene la factura petrolera que antes antes era utilizada como garantía para solicitar nuevos financiamientos, debido a que Petróleos Mexicanos (Pemex) ha dejado de financiar el 40 o 50 por ciento del presupuesto.

  “El principal ingreso ya no existe, la recaudación está estancada porque la economía lo está… Si vemos los números del Servicio de Administración Tributaria (SAT), nos damos cuenta de que donde está viniendo el dinero no es de la recaudación de los impuestos directos, no es del Impuesto Sobre la Renta (ISR), no es del Impuesto al Valor Agregado (IVA), la recaudación realmente está viniendo del comercio exterior, particularmente del sector automotriz. Si te encuentras en el camino que le ponen aranceles a este sector, estás comprometiendo a la parte sustantiva de la recaudación”, precisó.

 En ese contexto, observó que la crisis a la que el Presidente electo hace alusión, “es de ingresos públicos”.

 Desde el punto de vista del especialista, la entrega del poder de Enrique Peña a Andrés Manuel López Obrador es el mismo “juego perverso” de 1994, con Carlos Salinas de Gortari y Ernesto Zedillo.

  “Los tecnócratas juegan a la estabilidad y a la credibilidad, y le meten al próximo gobierno la encomienda de decir ‘si esto es estabilidad y te paso la estafeta, tú tienes que hacer todo lo necesario para conservar las apariencias’, que están financiadas con deuda pública”, detalló.

 En este sentido, acotó, López Obrador se encuentra ante la disyuntiva de que, sin comprometer la credibilidad y la confiabilidad de México, revele de manera más clara, precisa y transparente cuál es la situación del país.

  “¿Va a decirnos a los mexicanos cuáles son las condiciones en que realmente se le entregó la economía o va a aplaudir el discurso de (la ex subsecretaria de Hacienda) Vanessa Rubio?, cuando en la calle no vemos crecimiento, no vemos empleos rurales ni financiamiento bancario”, cuestionó.

 Según Reyes Orona, el saneamiento de Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) es “una de las tomadas de pelo más grandes que hemos visto en este país”.

  “Había un problema financiero, estaba en bancarrota, y para solucionar el problema quitaron conceptos de obligaciones del seguro social, es decir, frente a la gente el seguro social tiene menos obligación de dar medicinas y de cubrir periodos hospitalarios…

  “No es que el IMSS tenga más dinero sino que le quitaron deudas con un plumazo legal. Evidentemente en el corto plazo no ha pasado nada, pero cuando a la gente le digan ya no va a haber medicinas, ya no habrá hospitalización y la pensión ya no va a ser como la tenías, entonces van a venir las reclamaciones”, anticipó.

 El abogado también hizo referencia al “Fideicomiso Maestro”, mediante el cual los acreedores “amigos del sistema” que fondearon la construcción de carreteras, captan directamente los recursos del peaje de las casetas.

  “No quieren que sea el Gobierno Federal el que le pague a los financiadores de estos proyectos, sino que quieren separar los recursos de las casetas para ellos, porque como ven que va a venir un gobierno con muchas limitaciones en materia de pago, lo que está haciendo el secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, es creando un vehículo que va a separar de los ingresos públicos lo que viene de las casetas”, anotó.