07/Apr/2020
Local

Cuentas claras al amor

La importancia de identificar una relación tóxica y las alternativas existentes para salir de la misma llevaron a la Facultad de Contaduría Pública y Administración (FACPyA) a realizar el panel “Relación tóxica ¿te amo o te temo?”.

 Dicho evento estuvo conformado por diversas instituciones relacionadas con el combate, análisis y prevención de la violencia familiar.

 Por parte del Gobierno del Estado asistió Leticia Lazcano, coordinadora del Centro de Formación de Relaciones Humanas (CEFOREH), Elizabeth Cardosa, de Alternativas Pacíficas, Enrique Rivera, antropólogo y facilitador de grupos de reeducación para hombres que ejercen violencia, y Diana Elizondo, especialista en casos de suicidio y responsable del programa Bienestar Estudiantil, de la Dirección de Formación Integral del Estudiante de la UANL.

 El panel estuvo moderado por Iván Miramontes, quien pertenece al programa de Bienestar Estudiantil.

 

Detonar el tema entre los estudiantes

Para dar inicio al panel, Luis Alberto Villarreal, director de la FACPyA, habló sobre la pertinencia de tocar un tema como este ante una población estudiantil.

  “Es muy importante el estar comentando este tema con los expertos. Nos preguntábamos qué hace que surjan conflictos entre las parejas y la gente no se salga de esas relaciones. Es un tema que queremos detonar aquí en la facultad”, señaló Villarreal.

  “¿Cuántos de ustedes tienen novio o novia? ¿Cuántos de ustedes conocen a una persona que está en una relación tóxica?”, cuestionó Miramontes, ante el asentimiento de casi la totalidad del auditorio.

 Con la intención de concientizar a la población estudiantil se otorgaron folletos informativos de cada institución participante, además de señalar cada uno de los puntos del Violentómetro.

  “Aquí lo grave es que pocas mujeres denuncian. A veces la relación se romantiza, se romantizan los celos. La OMS nos ha dicho que 9 de 10 mexicanas viven violencia”, indicó Elizondo.

 No obstante, el delito de violencia familiar fue tipificado apenas en 2017 en el Estado de Nuevo León.

  “Es muy difícil entender por qué un persona no puede denunciar. Quiero que sepan que es muy complicado en el área donde se ponen los delitos como el Ministerio Público, porque las personas que trabajan ahí también son humanos y tienen su aprendizaje”.

 

Las cifras son alarmantes

Diferentes indicadores señalan la dura realidad que viven las personas en pareja.

 “Los números son muy fríos. En 2017, Observatorio Juvenil decía que 7 de cada 10 relaciones vivían una relación tóxica o de violencia. Esto es alarmante. Estamos en números rojos en Nuevo León”. Enrique Rivera, Antropólogo

Los jóvenes no son la excepción. Entre los 5 y 19 años sufren violencia familiar y entre los 21 y 24, rango en que se ubica normalmente la población de educación superior, sufre violencia emocional.

 Elizondo sentenció que se debe hablar del tema, nombrarlo y, en vez de llamarlas relaciones tóxicas, hay que nombrarlas como tales: relaciones violentas.

 La espiral es peligrosa, pues las manifestaciones de violencia van en aumento del noviazgo hacia el matrimonio. El final de ese descenso es el feminicidio.

 Una relación violenta se identifica cuando la mayoría de las decisiones se ejercen de un solo lado. Se controla.

 Tres indicadores de que se vive en una relación violenta:

 

1 Tener miedo a alguien

 

2 No sentirse libre

 

3 Llegar a (tener que) mentir

 

Un ejemplo de esta situación aparece en las redes sociales cuando la pareja solicita al otro bloquear o eliminar a tal o cual usuario, y un simple like desata episodios de conflicto.

 Finalmente el auditorio participó con preguntas. Las dudas asaltaron a los jóvenes. Por ejemplo dónde denunciar, cómo hacerlo, a quién acudir para solicitar ayuda psicológica, etcétera.

 Con este tipo de paneles, la UANL se apunta un 10 en la prevención de la violencia de género y provee a su población estudiantil recursos para administrar correctamente el amor.