18/Feb/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Enero 18 de 1889: nace en General Terán, Ramiro Tamez Cavazos, quien sería gobernador del estado, de abril 4 de 1922 a octubre 4 de 1923. Gamalier Ramiro Tamez Cavazos fue hijo de Porfirio Tamez y Modesta Cavazos, quien estudió sus primeras letras en su pueblo natal y en el colegio Porfirio Díaz, de Monterrey, para luego estudiar preparatoria en el Colegio Civil. Se fue a México a estudiar medicina y se tituló en la Escuela Nacional de Medicina, en agosto de 1917. Ejerció su carrera desde antes de culminar sus estudios académicos, dando servicio a las fuerzas de Pancho Vila, lo que le valió para, en 1918, ser electo presidente municipal de General Terán, donde se desempeñó muy bien.

Continuó atendiendo enfermos, tanto de su pueblo como de Monterrey, e incluso de algunas poblaciones del valle de Texas, como San Benito. Fue electo diputado local y cuando el gobernador Juan M. García se retiró de la gubernatura, fue nombrado gobernador interino el 4 de abril de 1922, permaneciendo en ese sitial hasta el 4 de octubre de 1923. Sin embargo, es necesario señalar que el doctor Tamez seguía atendiendo pacientes y por ese motivo se ausentaba de la ciudad, así que solicitó varios permisos al Congreso del Estado. El primero de ellos, se le otorgó por un mes, a partir del 29 de noviembre del mismo año 1922, siendo sustituido por Leocadio M. González; después, en marzo 13 de 1923 se ausentó por once días, siendo sustituido por Pedro Guajardo. Así, en dos ocasiones más se ausentó sustituyéndolo Eusebio de la Cueva, hasta que el Congreso, en octubre 4 de 1923 designó un nuevo gobernador en la persona de Alfredo Pérez.

A pesar del breve tiempo que gobernó, el doctor Ramiro Tamez Cavazos es considerado un buen gobernante, pues amplió el hospital González, organizó campañas contra el paludismo, y construyó varias obras importantes, destacando las de urbanización enfocadas al saneamiento del medio ambiente. Al salir del gobierno, tuvo problemas políticos con su sucesor, por lo que, para evitar enfrentamientos, prudentemente se fue a vivir a San Benito, Texas; hasta que llegó a gobernar Nuevo León, el general Anacleto Guerrero, quien lo nombró secretario general de gobierno y desde luego, regresó a Nuevo León. Posteriormente fue senador de la república de 1940 a 1946, y en Monterrey murió 30 años después, en marzo 3 de 1976, ejerciendo una oficialía del Registro Civil.