12/Aug/2020
Editoriales

Crónicas y Remembranzas

Matamoros en el CXCIV Aniversario de honrar el nombre del Héroe de la Guerra de Independencia Mariano Matamoros Guridi

 

Las fundaciones de don José de Escandón en la provincia del Nuevo Santander se realizaron en el período de 1748 a 1755, época en la que se fundaron 22 villas.  En marzo de 1749 se fundaron las villas de Camargo y Reynosa, rio arriba del valle de la desembocadura, siendo esos asentamientos los más antiguos del virreinato en esta región del Rio Bravo y Grande.

 

I).- Los tres nombres

1].- San Juan de los Esteros 1774-1793

En 1774 se fundó la población más cercana a la desembocadura del Rio Bravo y Grande del Norte: se le llamó San Juan de los Esteros Hermosos. No se sabe la fecha exacta en que llegaron aquellas trece familias que eran comandadas por el Capitán Ignacio Anastacio de Ayala y procedian de las villas escandonianas que habían sido fundadas 25 años antes: Camargo y Reynosa. En 1999, con motivo de celebrarse 225 años de la fundación de San Juan de los Esteros Hermosos, surgió la duda de la fecha de fundación, sugerimos que se tomara como fecha oficial de la fundación el 24 de junio de 1774, el mero día de San Juan, dado que los colonizadores españoles eran profundamente religiosos; solo fue aprobada la celebración del CCXXV ANIVERSARIO por el R. Ayuntamiento en junio de 1999.

 El R. Ayuntamiento 2013-2016 aprobó, como fecha oficial de la fundación, el 24 de junio de 1774. Por ello el 24 de junio del 2020 se celebran, oficialmente, 246 años de la fundación de San Juan de los Esteros Hermosos.

2].- Nuestra señora del Refugio de los Esteros/ El Refugio 1793-1826

La población conservó su primer nombre, San Juan de los Esteros Hermosos, solo 19 años. En 1793 los frailes franciscanos Manuel Julio de Silva y Francisco Puelles llegaron a la población y convencieron a los habitantes para que le impusieran un nuevo nombre, en honor a la patrona de las misiones del Colegio apostólico de propaganda fide de Guadalupe, Zacatecas: Nuestra Señora del Refugio. Fue así que la población se bautizó con el nuevo nombre: Congregación de Nuestra Señora del Refugio de los Esteros; los habitantes le llamaban la congregación del Refugio o, simplemente, ‘El Refugio’. El 4 de julio se celebran las fiestas de la patrona de nuestra ciudad: La Virgen del Refugio de Pecadores, en cuyo honor se erigió una gran parroquia, ahora Catedral. El Próximo 4 de julio se conmemoran 227 años de la llegada de la imagen de Nuestra Señora del Refugio a esta región, así como del nombre la Congregación del Refugio.

3].- Matamoros 1826-2020 

Transcurrieron 32 años y seis meses con ese nombre. El 28 de enero de 1826, el Congreso del estado de Tamaulipas, decretó que a partir de esa fecha la Villa del Refugio se llamaría Villa de Matamoros en honor al Mariscal, Bachiller y Sacerdote Mariano Matamoros Guridi. Matamoros, la mas importante ciudad tamaulipeca con nombre de un héroe insurgente, cumple 194 años de tener ese topónimo en honor del héroe epónimo.

 

II).- Las tres categorías de Matamoros

1].- La congregación San Juan de los esteros que se transformó en congregación de nuestra señora del Refugio, permaneció con esa categoría por 52 años, en el período 1774-1826.

2].- Mediante el decreto No. 12 del Congreso del Estado de las Tamaulipas se otorgó a la congregación –que ya tenía las dimensiones de villa- del Refugio, la categoría de villa el 28 de enero de 1826 y el nombre de Matamoros. Con ese rango permaneció 9 años, hasta 1835.

3].- La villa de Matamoros fue ascendida al rango de ciudad, por el Congreso del Estado, mediante el Decreto No. 6, expedido el 17 de septiembre de 1835. La villa más joven de las llamadas “villas del norte”, fue la primera que obtuvo el rango de ciudad por su importante posición estratégica y por su grandeza. Matamoros ha tenido el rango de ciudad por 185 años.

Tenemos muchas fechas que conmemorar y celebrar.

El 28 de Enero conmemoramos el

CXCIV ANIVERSARIO de la Villa de Matamoros

 

III).- Los tres títulos de Matamoros otorgados hace 168 años

Cuando se levantaron en armas, en 1851, algunos hombres al mando de José María Carvajal, mediante el ‘Plan de la Loba’, pretendian crear una zona de libre comercio en el norte de Tamaulipas, lo cual tenía muchos simpatizantes entre los norteños Tamaulipecos. Sin embargo, al ejército de Carvajal se agregaron muchos filibusteros y aventureros extranjeros, quienes les convencieron que era mejor crear una nueva República, la cual se denominaría Republica de la Sierra Madre o República del Rio Grande. En esas condiciones decidieron atacar Matamoros, por ser la población más importante de la frontera. Matamoros fue defendida por militares y civiles al mando del Gral. Francisco Avalos y del Presidente Municipal Don Macedonio Capistrán. Tras diez dias -del 20 al 30 de octubre de 1851- de sangrientos ataques, las fuerzas de Carvajal fueron rechazadas y derrotadas; posteriormente fueron aniquiladas en Reynosa y Camargo, con lo cual terminó su fantasioso sueño. Matamoros sufrió graves daños: casi la mitad de la población se incendió y se perdieron muchas vidas de valientes matamorenses. Por el patriotico comportamiento del pueblo y autoridades, el Congreso del Estado de Tamaulipas le otorgó los titulos de Heroica e Invicta en noviembre de 1851 y el Congreso federal le otorgó a Matamoros el titulo de Leal en mayo de 1852. Es por ello que la H. Matamoros es la única ciudad de la República que ostenta orgullosa, los títulos de Heróica, Invicta y Leal.

                En el Escudo de Matamoros aparecen dos fechas: el 28 de enero de 1826 y 1851. La primera es la fecha del decreto que dió a la Villa del Refugio su nuevo nombre: Villa de Matamoros. 1851 es el año en que Matamoros obtuvo los titulos de Heróica, Invicta y Leal, lo cual se representa con tres guirnaldas en el escudo.

 

IV).- Las tres conotaciones geográficas

Por estar ubicados en una magnífica posición geográfica en el valle de la desembocadura de un río Grande y Bravo, tenemos la doble conotación de ser rivereños y costeños. Por si esto fuera poco tenemos una tercera ventaja geográfica, debido a que nos ubicamos en la frontera con el país más poderoso del mundo, somos fronterizos–norteños. Este conjunto de privilegios geográficos nos posiciona en una envidiable situación socio-política, que da a Matamoros los recursos naturales para proyectarla en el porvenir, hacia una grandeza mayor y mejor.

 

V).- Los tres Siglos de un pueblo

El primer Siglo (1774–1874)  en la vida de este pueblo luchista y batallador, cuna y sepulcro de nobles varones y varonas, fue un siglo de retos y triunfos extraordinarios, de superación constante y de lucha permanente contra las adversidades. Un siglo en donde sus habitantes demostraron que a pesar de los altibajos de la vida, se puede tener voluntad de hierro para sobreponerse a cualquier contingencia por difícil y catastrófica que sea. En ese primer siglo, nuestros ancestros probaron que se puede crecer en población, en materia y en espíritu; en riqueza, fortaleza  y dignidad; en habilidades, conocimientos y preparación; en amor a la familia, a la matria y a la patria; en orgullo familiar, cívico y nacionalista, en fin, que se puede crecer como matamorense, como tamaulipeco y como mexicano.

Grandes acontecimientos sucedieron en el primer siglo de vida de nuestra ciudad: fundación, crecimiento y consolidación; pionerismo, patriotismo y permanencia; educación, cultura y artes; raigambre, tronco y frutos; pruebas, temple y triunfo.

El segundo Siglo -1874-1974- en la vida de Matamoros fue otro siglo de grandes acontecimientos. En esa centuria se inició en Matamoros el vertiginoso vuelo del aguila llamado Porfirio Díaz, tuvimos el primer Presidente de la República nacido en Matamoros; se realizó la primera llamada internacional del mundo; llegó el ferrocarril; se inauguró la primera Plaza de toros; se interpretó por primera vez el Himno Nacional, dirigido por el autor de su música; se construyó el puente ferroviario internacional; se efectuó el primer reparto agrario de la Revolución Mexicana;  aqui pronunció Don Venustiano Carranza el discurso llamado Doctrina Carranza de Relaciones Exteriores; el Gral. Obregón inició aquí su campaña a la presidencia; se regaron por primera vez las tierras agrícolas con las aguas del Bravo; se construyó un inmenso distrito de riego; se produjeron miles de toneladas de algodón de primera calidad; se gestó el nacimiento de dos nuevos municipios: Valle Hermoso y Rio Bravo; se convirtió en el primer productor de gramíneas en México; se estableció la primera industria maquiladora; la población creció de 10 mil a 250 mil habitantes.

Actualmente estamos viviendo la primera mitad del tercer Siglo (1974-2074) de nuestro pueblo, con una ciudad grande y poderosa, que tiene más de 600 mil habitantes que luchan y trabajan diariamente para convertir a Matamoros en una gran urbe mexicana. Cuando iniciemos, en el 2024,  la segunda mitad del tercer Siglo de Matamoros, el Municipio tendrá casi un millón de habitantes, con todas las ventajas y desventajas que ello representa, pero los matamorenses valientes, trabajadores y luchones estamos y estaremos preparados para vencer cualquier reto. Ni en el pasado ni en el presente nos ha arredrado ningún enemigo, ninguna catástrofe, ninguna adversidad, ningún mal gobierno. Hoy es tiempo de demostrar porque los matamorenses somos heróicos, invictos y leales. Hoy es tiempo de demostrar que el bien siempre triunfa sobre el mal. Hoy es tiempo de probar  que estamos hechos de heroismo, nobleza y valentía y que como nuestros ancestros en el pasado, formamos parte de un pueblo digno y  heroico.

 

VI).- Las tres fortalezas de los matamorenses

Los grandes logros de los habitantes de Matamoros se han realizado por sus recias cualidades y virtudes:

1].- Gratitud a nuestros ancestros, por heredarnos  Estirpe y Linaje, 

       finos y fuertes.

2].- Patriotismo, lealtad y amor a México.

3].- Templanza, Prudencia y Justicia para superar cualquier adversidad.

 

VII).-  Los tres tiempos de Matamoros

Es ampliamente conocido el pasado glorioso de la ciudad de Matamoros. Estamos orgullosos de nuestra Historia que es maestra de la vida y faro de los tiempos. Los ejemplos de amor al terruño, patriotismo y nacionalismo son múltiples; hombres y mujeres que “al  pasar por esta tierra dejaron, con sus obras su nombre inmortal”

El presente se manifiesta de manera extraordinaria, Tamaulipas y Matamoros tienen todo para ser triunfadores: costa, tierra fértil, agua, recursos naturales, flora, fauna, frontera, agricultura, ganadería, industria, comercio, servicios, turismo y sobre todo abundancia y calidad de los recursos humanos. El presente lo disfrutamos y lo construimos hoy. Tenemos que gozar a plenitud el hoy y el ahora.

Naturalmente que con las premisas anteriores, el futuro es promisorio y halagueño. El destino único de un pueblo grandioso es la grandeza. El porvenir se dibuja con fe y esperanza, como un mañana pletórico de bendiciones, bienestar y bonanza. Pronto llegará la paz, la felicidad y la tranquilidad que todos deseamos y merecemos, la justicia triunfará. El futuro será progresista, brillante y excepcional. La siguiente etapa será única y extraordinaria, proyectará a Matamoros hacia el firmamento nacional e internacional. A pesar de los malos gobiernos, la gente de Matamoros siempre ha salido avante. Los matamorenses de cepa sabemos “Mantener en la ruda pelea,/ alerta el pensamiento y el musculo tirante,/ para emplearlo cuando en derredor todo flaquea,/ menos la voluntad que dice ¡Adelante!” (R. Kipling). El optimismo y la actitud nos confirman la importancia y el orgullo de ser matamorenses.

 

Como escribió el poeta matamorense, Don Lucio Guerra García, en 1951: 

 

MATAMOROS

“Antesala de México, con ventana al coloso,

con el marco plateado de un Rio Milagroso

Y con gente que lucha con ansiedad inmensa,

Porque sea nuestra patria la más grande Potencia”

“Eres Invicta y Leal, Matamoros Heroica

Porque en todas tus lides permaneciste estoica,

Eres como vanguardia, divinamente erguida,

En el rincón noreste de mi patria Querida”

 

¡Feliz 194 aniversario a Matamoros y los matamorenses!

 

© Ing. Clemente Rendón de la Garza

Cronista Vitalicio de Matamoros, Tamaulipas.