17/07/2019
Local

OSUANL estrenará obra llena de complejidad y emociones

El ensamble universitario interpretará, por primera vez en Monterrey, el concierto “Chain 2”, del compositor polaco Witold Lutoslawski. Participará como solista invitado, el violinist Arón Bitrán.

La serie “Pasaporte Musical” de la Orquesta Sinfónica de la Universidad Autónoma de Nuevo León (OSUANL) realizará su segunda escala en Hungría y Polonia.

Esta noche, la OSUANL brindará al público una amplia gama de emociones –entre ellas ternura, violencia, pasión, tristeza y humor– con un programa musicalmente complejo para la orquesta, el cual pocas veces sería interpretado en la ciudad, de acuerdo con el solista invitado, Arón Bitrán.

El ensamble universitario estrenará hoy en Monterrey, la obra Chain 2, del polaco Witold Lutosławski y lucirán las composiciones de algunos de los músicos más célebres de estos países europeos.

“No es un concierto para violín tradicional en el cual el solista se explaya y la orquesta acompaña”, dijo el violinista nacionalizado mexicano, “es una obra en la cual la interacción tiene que ser continua y dinámica, cada vez diferente”.

El miembro del Cuarteto Latinoamericano agregó que esta interpretación apela a un acercamiento musical distinto y cuenta con un elemento de aleatoriedad, que contiene secciones rigurosas, pero también abiertas donde los músicos tienen libertad en matices y la rítmica.

El Director General y Artístico de la OSUANL, Eduardo Diazmuñoz, dijo que este estreno en el Teatro Universitario, es poético y cuenta con una novedad irrepetible.

“Ese elemento de aleatorismo controlado y acotado es lo que le da esa magia. Permite no sólo que haya un gran virtuosismo por parte del solista y también de la orquesta, porque es endiabladamente difícil; hay pasajes que son muy muy difíciles”, comentó Diazmuñoz.

El programa de la segunda serie de conciertos 2019, incluirá otras dos obras de compositores húngaros: la Suite de Háry János, de Zoltán Kodály, y el Concierto para orquesta, de Béla Bartók.

Diazmuñoz también destacó que este programa es el más complejo de los interpretados en lo que va de la Temporada 2019, debido a la exigencia de las tres obras.

El concierto abrirá con Suite de Háry János, con seis movimientos, en la cual el Director Artístico destaca un momento donde el público podrá presenciar el concepto de un “estornudo musical”, que apela al dicho húngaro entre músicos: “para contar una historia, primero hay que estornudar”.

Los asistentes podrán despedirse del encuentro con una mezcla de emociones en el Concierto para orquesta, de Bartók.

En el tercer movimiento, Elegía, habrá un momento dramático, así un intermezzo interrumpido en el cuarto movimiento para que la gente se relaje antes del gran final, que se compondrá de un virtuosismo subido.

Con esta segunda parada de “Pasaporte Musical”, la intención de resaltar a Hungría y Polonia es mostrar la calidez e idiosincrasia de ambos pueblos, que es similar a la de México, mencionó Diazmuñoz.

La próxima semana, será el turno de Francia y vendrá Álvaro Bitrán, el hermano del solista invitado en este encuentro, y quien también forma parte del Cuarteto Latinoamericano.