26/Jan/2021
Editoriales

La muerte de Los Beatles

Había estallado la guerra de secesión de Pakistán Oriental –Bangladesh- contra el Pakistán Occidental. El mundo olía una tragedia en puerta, y por si fuera poco, un apocalíptico ciclón –el Bhola- dejó tras de sí muerte y destrucción en todo el pobre país.

Pakistán Occidental envió, en vez de ayuda, al ejército a reprimir a los secesionistas bengalíes. Se les decía así a quienes moraban esa región oriental del sub continente indio, en su gran mayoría musulmanes. A pesar de que desde 1947 se habían independizado para formar Pakistán, la gente seguí llamándole Bengala a esa región.

En medio de esa tragedia, George Harrison, integrante de Los Beatles, buscaba cómo ayudar a su gran amigo bengalí Ravi Shankar, quien le había pedido ayuda, pues millones de personas morían de hambre. Harrison pensó en hacer un gran concierto en el Madison Square Garden de NY, y en el fondo tenía la esperanza de reunir al cuarteto de Liverpool aunque fuera por una hora, fijando la fecha a un día de marzo de 1971. Pero como respuesta recibió una llamada de John diciendo que iría si Yoko Ono subía con ellos al escenario (The Beatles + Yoko), luego otra de Paul diciéndole que aún había asuntos legales que los separaban, y el propio George no aceptaba a Yoko.

En resumidas cuentas sólo Ringo Star aceptaba ayudar a toda la gente necesitada sin poner condiciones. Se llevó a cabo el concierto con la presencia de las más grandes estrellas del Rock, pero de los cuatro sólo fueron George y Ringo. Ni una causa tan noble los hizo recapacitar; los Beatles estaban muertos para siempre.