17/07/2018
Editoriales

Septiembre 30 de 1880: Nace en la hacienda de San Pedro, Garza García, NL, el militar y político Jerónimo Siller

Septiembre 30 de 1880: Nace en la hacienda de San Pedro, Garza García, NL, el militar y político Jerónimo Siller, quien llegaría a gobernar por dos años el Estado. Jerónimo Siller Gómez queda huérfano a los diez años de edad y junto a su hermano José María, es apoyado por su tío, el médico Alberto Siller.

El joven Jerónimo muestra talento especial para la mecánica y se dedica a ello, diseñando varios aparatos que fabrica en su taller de fundición, apoyado en su facilidad para dibujo industrial que empíricamente domina. Políticamente nunca estuvo de acuerdo con la actuación del gobernador Bernardo Reyes, así que formó un Club político maderista apoyando a Franciso I. Madero, hasta que triunfa en la revolución y llega a la presidencia.

Sin embargo, tras la Decena Trágica, es aprehendido junto a Nicéforo Zambrano, y Alfredo Pérez por el gobierno huertista para ser fusilado en la ciudad de México, sólo que intervinieron los nuevoleoneses Jerónimo Treviño y Rodolfo Reyes para conseguir su indulto. Vive en Estados Unidos hasta que el Plan de Guadalupe le convoca a regresar a México y se incorpora al ejército constitucionalista de Venustiano Carranza, bajo las órdenes sucesivamente de Pablo González, Antonio I. Villarreal y Lucio Blanco. Sufre la fractura de su brazo izquierdo, así que se dedica a dirigir el taller de armas revolucionarias.

Inicia su carrera política siendo regidor del municipio de Monterrey, y luego funda el Partido Constitucional Progresista, que apoya la candidatura de Nicéforo Zambrano para gobernador hasta que triunfa en las elecciones. Es alcalde suplente de Monterrey en 1917 y en 1918, alcalde propietario. Al término de su administración continúa en el activismo político hasta que en 1925 sustituye en la gubernatura del estado a Porfirio G. González, quien fue desaforado por problemas de carácter político-revolucionarios. Gobierna con honestidad y sin afán de venganza, por lo que es bien apreciado por la población. Informa por última vez en septiembre 16 de 1927, y entrega el poder al general obregonista Aarón Sáenz, el 4 de octubre de ese año. Jerónimo Siller muere en Monterrey, el 14 de marzo de 1962 y el cabildo de San Pedro Garza García bautiza con su nombre una importante calle de la ciudad, así como una privada adjunta.