Nacional

Priístas inconformes piden desterrar "cargada" y renuncia de Enrique Ochoa

A poco más de un mes de la Asamblea Nacional del PRI, la expresión Alianza Generacional advierte que el "faccionalismo y la confrontación política" convierten los procesos electorales en una batalla campal que los puede dividir y debilitar en la democracia.

Por ello exigieron desterrar la tradicional "cargada", para democratizar los procesos de selección de candidatos a cargos de dirigencia y de elección popular, entre ellos el de la Presidencia de la República, y plantearon una serie de medidas para disminuir posibles actos de corrupción de sus abanderados de cara a los comicios del 2018, entre ellos, la revocación de mandato.

Asimismo, dicha expresión que integra a varios priistas de antaño como Alberto Aguilar Iñárritu, y vigentes como la ex gobernadora de Yucatán, Ivonne Ortega, advierte que el tricolor está obligado a hacer una revisión crítica de las políticas de gobierno que no han funcionado, pues advirtió que el PRI "no puede ofrecer más de lo mismo para pretender así superar nuestras manifiestas debilidades económicas, políticas, jurídicas y sociales como nación".

A través de un documento "De cara a la Asamblea Nacional", a utilizar en la primera quincena de agosto , Alianza Generacional indica que los fenómenos de corrupción de gobernantes que accedieron al poder abanderados por ese partido han lesionado gravemente la imagen y el prestigio social del tricolor.

Por eso insistieron en que el candidato presidencial no tenga un historial de delitos patrimoniales.

"Proponemos que el partido exija a quien aspire a una candidatura una hoja de vida honesta y consecuente y una fama pública congruente con lo anterior, así como, en caso de ser electa o electo, someterse en cualquier momento a sesiones de control sobre su desempeño por parte del Consejo Político Nacional o por la Comisión Política Permanente".

SENADORA PIDE RENUNCIA DE ENRIQUE OCHOA

La senadora del PRI, Lilia Merodio, exigió la renuncia del dirigente nacional de su partido, Enrique Ochoa, a quien acusó de pretender imponer al nuevo líder del tricolor en Chihuahua, a través de amenazas, prácticas gansteriles, el aparato partidista y las cargadas.

En entrevista, la legisladora federal sostuvo que, en esas condiciones, el presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) no tiene la capacidad de conducir a su partido frente al reto que representa la elección del 2018.

"Nos hacen mucho daño estas prácticas, se tiene que separar del cargo, no tiene la capacidad para encabezar un proceso para elegir a nuestro candidato a la Presidencia y para la campaña del próximo año.

No tiene ni la experiencia ni el conocimiento de lo que es la base militante", dijo. "Eso pasa cuando se pone a un cuadro improvisado en la dirigencia nacional.

"Es alguien improvisado, ni siquiera ha sido regidor, nunca ha ganado una elección, no sabe lo que es competir.

"Es más, él mismo declaró públicamente que no era priista y luego llega a dirigirnos, desde el cargo más alto".

La legisladora adelantó que el próximo jueves, durante un acto convocado por la Secretaría de Educación Pública (SEP), buscará acercarse al Presidente Enrique Peña Nieto para denunciar de manera directa el intento de imposición que se prepara en Chihuahua, luego de la derrota del 2016 y los escándalos de corrupción que dejó el Gobierno de César Duarte. "Si me permite el Presidente esa audiencia, se lo estaré comentando", informó.