30/May/2020
Local

Pide Cemex a empleados y directivos reducir o diferir sus salarios por emergencia del coronavirus

Cemex dijo  desde ayer,  que pidió a sus empleados diferir el 10% de sus salarios mensuales y a los miembros del equipo directivo ceder voluntariamente el 15% de sus percepciones, debido al impacto del coronavirus.

La medida estará vigente durante 90 días a partir del 1 mayo, dijo la compañía en un comunicado, con la promesa de pagar el recurso diferido a los empleados en diciembre de 2020. La medida también contempla la cesión del 25% de las percepciones de miembros del consejo directivo.

“CEMEX también considera que es crítico responder con agilidad a esta emergencia sanitaria, enfocando sus esfuerzos en las variables que puede controlar”, refiere en el mensaje enviado a la Bolsa Mexicana de Valores.

También informó que durante los siguientes tres meses reducirá o suspenderá las inversiones en activo fijo no relacionadas con el manejo de la pandemia, así como los niveles de producción e inventario en todos sus mercados, en línea con una menor demanda.

Cemex, con operaciones en más de 50 países, añadió que no pagará un dividendo en 2020 y ha suspendido su programa de recompra de acciones por el resto del año para aumentar su liquidez.

Desde el pasado 13 de marzo, las acciones de la compañía cayeron por debajo de los 5 pesos por título, umbral que superaron apenas por 5 centavos en el cierre del mercado el miércoles 8 de abril previo al receso por Semana Santa. El viernes pasado, las acciones cerraron en 4.21 pesos por papel, su mínimo valor desde octubre de 2011 y el octavo más bajo en su historia, según datos de Investing.

Al inicio de la semana, Cemex informó del suspensión de actividades en el país a causa de las medidas tomadas por las autoridades federales para contener los contagios de Covid-19 en el país, que implicaron el cierre de las industrias no esenciales, entre ellas la cementera.

Sin embargo, el mismo lunes la autoridad precisó que las industrias cuyas suspensión total podría poner en riesgo su reactivación podían operar al mínimo, además de que llamó a los proveedores de las obras como la refinería de Dos Bocas o el Aeropuerto de Santa Lucía a producir lo necesario para cumplir con sus compromisos, entre ellos, sectores como la producción de cristales y el material de construcción.