14/11/2018
Editoriales

SACRIFICA EPN AL PAIS Y LO DISTRAE CON HISTORIAS DE CORRUPCION

El llamado Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Gobierno Federal es la deuda total que enfrente el país, tanto el gobierno federal como los estatales y municipales. Esa deuda creció de 1 billón 697 mil millones de pesos (mdp) en diciembre del 2006, cuando se inició el gobierno de Felipe Calderon; hasta 5 billones 222 mil mdp al terminar ese gobierno e iniciarse el de Enrique Peña Nieto, y para finales de marzo de este año ya era de 8 billones 748 mdp y va a terminar el año en 9.2 billones de pesos. Para el servicio de esa deuda se han destinado este año unos 400 mil mdp y en el 2017 se destinaran 568 mil mdp. Esta dinámica es la que va determinando la conducta del gobierno federal.

Tienen que pagar más deuda cada día y esta crece a razón de 2 mil millones de pesos diarios. El pago de intereses no detiene su crecimiento y en el presupuesto del 2007 esos intereses son mayores que el déficit del gobierno y también mucho mayores que el presupuesto de educación, desarrollo social y apoyo a sectores marginados, juntos. Para servir a esa deuda el gobierno aumentó su recaudación del IPES en gasolinas, por ejemplo, en un 35.0% más y por eso la gasolina esta tan cara. Para eso también aumento la recaudación de ISR en un 10.0% así como aumentará a partir del martes las tarifas eléctricas industriales en un 7.2% que en realidad es un 30% anual, es decir en relación al año pasado en noviembre. Igualmente subirá la luz para las familias de "alto consumo", es decir si tiene algunos aparatos eléctricos, en un 17% anualizado. Mientras el gobierno aumenta su recaudación reduce la inversión en obras públicas y en general el llamado "gasto de inversión" y al sistema de salud, por ejemplo, le recortará 6,400 mdp en el 2017, a la vivienda le recortará un 30% de su presupuesto y al de atención a los pueblos indígenas un 51%.

Mientras todo este proceso canibalesco está en marcha, el gobierno lanza, apoyado a los "corruptologos" ( expertos en corrupción) como Buscaglia, Dresser, Aristegui, Aguayo etc., una enorme cortina de humo para distraer a los mexicanos , mismas que se incrementa con la cacería de dos chivos expiatorios Javier Duarte y Guillermo Padres , ex gobernadores de Veracruz y Sonora respectivamente. Estos dos escándalos en particular, le permitirán a Peña Nieto y los corruptólogos encubrir el papel de la banca privada en la quiebra de los gobiernos estatales y municipales, una dinámica de crecimiento de la deuda similar a la del gobierno federal, que le permite a la banca apropiarse de los recursos públicos representados por las Participaciones Federales, como se apodera de los presupuestos de educación , vivienda, salud etc., del gobierno federal, como lo explicamos arriba.