06/Jul/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Mayo 31 de 1933: expide el Congreso del Estado el decreto que promulga la Ley Orgánica de la Universidad de Nuevo León. El gobernador, ingeniero Francisco Atenógenes Cárdenas, continuó con el proyecto de su antecesor Aarón Sáenz de instalar una educación universitaria local, pues los jóvenes regiomontanos que deseaban estudiar -aquellos que tenían los recursos para hacerlo-, se iban a Estados Unidos, o cuando menos a la ciudad de México, donde siempre hubo alternativas de educación superior. Como desapareció un primer proyecto de ese calado, que era el de la Universidad del Norte, se conformó un grupo de trabajo de profesionistas e instituciones locales que trabajaron para redactar un proyecto de bases orgánicas de una Universidad local.

Como en este grupo estaba el gobernador Cárdenas, el Congreso del Estado se aplicó para votar el proyecto presentado por este equipo de desinteresados nuevoleoneses donde destacaban personajes como Raúl Rangel Frías, José Alvarado Santos y Juan Manuel Elizondo entre otros. Así, un día como hoy, pero de 1933, se promulgó la primera Ley Orgánica de la Universidad de Nuevo León y los cursos se abrieron el 25 de septiembre de ese mismo año. Iniciaron cuatro facultades con seis escuelas en total, más bachillerato que en aquel momento era el nivel académico que dotaba a un egresado de ese grado poder llamarse orgullosamente “bachiller”, lo cual era una llave que le abría las puertas laborales en el gobierno y en la iniciativa privada, pues significaba que era una persona preparada.

La Universidad de Nuevo León comenzó a cosechar generaciones de profesionistas egresados de: Medicina, Derecho, Ingeniería Civil, Química y Farmacia, y la Escuela Normal. Además del Colegio Civil, la Escuela Industrial Álvaro Obregón, la Técnica Pablo Livas y la de Enfermería y Obstetricia, con un nivel académico menor. El lema de la Universidad de Nuevo León tenía era “Mi raza como norma, la humanidad como horizonte”, y estaba en pleno desarrollo hasta que durante la presidencia de Lázaro Cárdenas se implementó a nivel nacional la educación socialista desatándose una serie de problemas que llevaron al cierre de la Universidad el 28 de septiembre de 1934, siendo sustituida por una Comisión Organizadora de la Universidad Socialista. Sin embargo, cuando entró en funciones el presidente Ávila Camacho en 1940, hubo de nuevo apertura y se restableció la Universidad de Nuevo León. En 1943 con el gobernador Bonifacio Salinas Leal se creó un nuevo esquema de la Universidad de Nuevo León, que ya hemos descripto en anteriores ocasiones, que culminó décadas después en un proceso de autonomía que ha llevado a la Universidad Autónoma de Nuevo León, a ser la Universidad más prestigiada de todo el interior de México.