24/09/2018
Editoriales

Entrecurules 20 08 18

Don Miguel Hidalgo recibió un mensaje de María Josefa Ortiz en el que expresaba: "en posesión de estas letras van la prisión y la muerte; mañana serás un héroe o un ajusticiado, en esta revolución está la pérdida de mi libertad; pero este sacrificio no será estéril, porque sé que me mandarás en contestación el grito de Independencia".

 Este es un fragmento de un discurso pronunciado por Ignacio Ramírez "El Nigromante" el 16 de septiembre de de 1861 en la Alameda de México.

 Y aunque la conspiración existía, estaba descubierta y los traidores, como los reptiles venenosos, se agitan cuando la tempestad se acerca y la denuncian.

 Al recibir el mensaje de la heroína, Hidalgo se sintió tocado simultáneamente por la mano de la muerte y por la mano de la gloria; volvió los ojos a dónde el honor se lo exigía y se encontró representando él solo a la Patria.

 Activo, infatigable, sus pensamientos y sus acciones caminaban juntos como el relámpago y el trueno, pero en aquella hora, en aquel momento supremo donde encontrar colaboradores. Sus cómplices dormían descuidados y dispersos por toda la colonia; necesita improvisarlos y los improvisa. Lleva el fuego de su patriotismo a la prisión pública, incendia las rejas, acrisola a los criminales y, candentes todavía entre las llamas de la elocuencia, los transforma en soldados, en caudillos.

Los indígenas, inmóviles como sus ídolos, lo contemplan sin comprenderle y él evoca esos aspectos de una civilización pasada, los reviste de una nueva humanidad, y los incorpora para siempre en la nación mexicana; y grita a los esclavos "sed libres! Y los esclavos se le presentan armados, con sus rotas cadenas; y desde entonces, tras cada acto de su voluntad aparecía una creación siempre llena de brillo para los tiranos y el terror de los opresores.

 Y en vísperas del 16 de septiembre honor a María Josefa Ortiz, a esa mexicana en cuyo noble pecho se sumaban las virtudes varoniles con las virtudes más dulces que decoran el sexo al que pertenecía.

 Este es un homenaje a Hidalgo y a doña María Josefa Ortiz, en vísperas del próximo 16 de septiembre, fecha en la cual celebramos un aniversario más de nuestra Independencia.