15/11/2018
Editoriales

Marzo 14 de 1939: muere en Monterrey el empresario y filántropo José A. Muguerza Crespo, quien entre otras muchas obras deja tres que son perdurables en la vida de los nuevoleoneses

Marzo 14 de 1939: muere en Monterrey el empresario y filántropo José A. Muguerza Crespo, quien entre otras muchas obras deja tres que son perdurables en la vida de los nuevoleoneses: El actual edificio del Casino Monterrey, institución que presidió en 1921; el hotel Colonial, construido en 1929 y el Hospital Muguerza, nosocomio que abre sus puertas el 4 de marzo de 1934. José Antonio Muguerza Crespo nace en Monterrey en el octavo y último parto de doña Refugio Crespo de Muguerza, siendo el único varón de la descendencia de esta señora con don Antonio Muguerza.

José Antonio desde pequeño tuvo inclinación por el comercio y a los 14 años entró a trabajar con don Bernardino García, el más grande comerciante de su tiempo, de quien aprendió los principios básicos del comercio pues trabajó para él una docena de años. En 1883, trabajaba junto a su cuñado José Calderón, y ambos se reunieron con don Isaac Garza para fundar el 1 de noviembre de 1890, la Cervecería Cuauhtémoc, de cuyo consejo de administración fueron originalmente presidentes: Isaac Garza, y José A. Muguerza, mientras que el gerente era don Francisco G. Sada. Casa con la señorita Adelaida Lafón Gajá, en el año de 1886 y tuvieron 10 hijos, sobreviviendo ocho, cinco mujeres y tres varones.

Participa en la fundación de las empresas: Fundidora de Fierro y Acero de Monterrey, Banco Mercantil de Monterrey, Fábrica de piedra artificial "La Victoria", Vidriera Monterrey, y en la Industrial Financiera, S. A. Su vida fue de trabajo y ahorro, pero a la hora de ayudar, se distinguió como un filántropo que se desprendía de valores con tal de apoyar a los que menos tenían. Su obra mayor es indiscutiblemente el hospital Muguerza, que hoy se llama Christus Muguerza, que presta servicio en varios establecimientos dentro y fuera de Monterrey pero que, sin duda, el original que se encuentra por la calle de Hidalgo al poniente de Monterrey, en la colonia Obispado, es el que más servicios hospitalarios privados ha otorgado en la historia de Nuevo León. Su descendencia en primera generación fueron: María Muguerza Lafón, José, Esperanza, Mercedes, Adelaida, Carmen, Antonio, Fernando, y Rosalía Muguerza Lafón.