14/08/2018
Editoriales

Primera Sociedad científica, 185 años

ESTE DÍA, miércoles 18 de abril, la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística celebra el 185 aniversario de su fundación. Fundada a escasos años de la creación de la República Mexicana y de la Promulgación de la Constitución Política del país en 1824, tendríamos que repasar la historia nacional, para trazar en forma paralela la vida de esta venerable Institución. La Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística es la primera en América y la cuarta en el mundo. Durante su fructífera existencia ha contado con numerosos socios que han sido –y son— orgullo de México.

 

La nomenclatura de los poblados, la adopción del sistema métrico decimal, el trazo del ferrocarril Veracruz-México, el tendido de la primera línea telegráfica, la ley para proteger la riqueza arqueológica y colonial, son apenas algunos de los muy importantes trabajos que la Sociedad ha entregado a los mexicanos.  También realizó el censo de 1862.

 

Fue creada el 18 de abril de 1833, por Don Valentín Gómez Farías, con 18 intelectuales mexicanos, a quienes pidió que realizaran tareas fundamentales para la viabilidad del nuevo estado nacional.

 

Sólo para destacar en forma aislada a unos cuantos de sus augustos dirigentes, bastaría con mencionar, del siglo XIX, a Miguel Lerdo de Tejada, Manuel Orozco y Berra o “El Nigromante”, Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano o de la vigésima centuria que recién dejamos atrás, las figuras de Jesús Silva Herzog, Emilio Portes Gil o el maestro Isidro Fabela, creador de la política internacional inspirada y surgida de la Revolución Mexicana.

 

Estos también son algunos miembros Distinguidos: Ignacio Manuel Altamirano, Andrés Quintana Roo, Mariano Otero, José María Lafragua, Antonio García Cubas, Miguel Lerdo de Tejada, Ignacio Ramírez, Ignacio L. Vallarta, José María Iglesias, Jaime Torres Bodet, Jesús Reyes Heroles.

 

Por otra parte, los miembros cuyos restos están inhumados en la Rotonda de las Personas Ilustres de México son: Ignacio Manuel Altamirano, Alfonso Caso Andrade, Guillermo Prieto, Mariano Arista, Gabino Barreda, Isidro Fabela, Eligio Ancona, Felipe Berriozábal, Juan A. Mateos, Melchor Ocampo.

 

Particular mención merece el trabajo de Ignacio Manuel Altamirano.  Elegido y reelegido durante casi una década como presidente de la Sociedad, reorganizó la biblioteca, continuó la labor de vínculos internacionales que iniciara el Dr. Río de la Loza, invitó a liberales y conservadores a compartir tertulias y generó el Movimiento Renacimiento, que incluso tuvo su propia publicación, en tanto continuaba editándose el Boletín de la Sociedad.

 

También merece mención especial la labor del Lic. Julio Zamora Bátiz, quien ha sido Embajador de México en varios países y quien ha presidido la SMGE durante la última década. En la sesión del día de hoy, la Junta Directiva Nacional seguramente habrá de hacer un reconocimiento al Lic. Zamora, quien dedicó grandes esfuerzos a mantener en elato el nombre de esta querida Sociedad. Sólo para que quede claro. Los Presidentes de la SMGE realizan un trabajo honorífico, sin honorarios.

 

El nuevo Presidente de la SMGE es el Lic. Hugo Castro Aranda. Licenciado en Ciencias Sociales por la UNAM, Becario del Colegio de México y profesor de desarrollo económico, social y político de México de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales desde 1967; Profesor de enseñanza vocacional de Instituto Politécnico Nacional (1961-1981). Vicepresidente de la Asociación Mexicana de Ciencias Políticas (1979.1981) Presidente del Colegio del Personal Académico de la ENEP Acatlán (1985-1994). Ha ocupado distintos cargos políticos y de representación como son: Oficial Mayor de la H. Cámara de Diputados, Oficial Mayor de la Asamblea de Representantes  del Distrito Federal, Diputado Federal de la L  Legislatura  y diputado Local en la Asamblea de Representantes del Distrito Federal; Secretario Particular del Secretario de Gobernación; Delegado del Departamento del Distrito Federal.

 

BENEMÉRITA SOCIEDAD

 

Por otra parte, volviendo al pasado, el 14 de mayo de 1914, atendiendo a la gran aportación al progreso de México hecha por la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, el Congreso de la Unión le confirió el título de “Benemérita”.    

 

Después de los años de lucha, al institucionalizarse el régimen revolucionario, la Sociedad cobró nuevos bríos y sus miembros participaron en la aplicación de muchas de las ideas y orientaciones que habían venido impulsando desde años anteriores en las sesiones que efectuaban.

 

Quien revise la nómina de socios de esta institución entre 1870 y 1970 leerá una relación de los mexicanos que han construido al México moderno.  Baste destacar que en la Rotonda de los Hombres Ilustres se encuentran los restos de 43 de sus miembros y que en los muros de la Cámara de Diputados constan los nombres de 8 de ellos en letras de oro.

 

Es notable la presencia y participación de literatos y artistas en la SMGE Sociedad hacia finales del siglo XIX.  Guiados por Ignacio Manuel Altamirano generaron el impulso para una cultura nacionalista.

 

Son miembros de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística quienes impulsan y redactan la primera ley de planeación y quienes realizan el estudio económico que avala la expropiación petrolera.  En el seno de esta agrupación se prepara la defensa de la soberanía nacional sobre las Islas del Pacífico Norte y se impulsa el concepto de mar patrimonial, que culmina en la reivindicación de la plataforma submarina como territorio nacional y en un sustancial cambio del derecho internacional, acordado en el seno de la ONU.

 

A través del tiempo, la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística ha reunido a miles de mexicanos preocupados por el devenir cultural y el desarrollo tecnológico de nuestra patria. Se trabaja en 39 sociedades, la nacional y las correspondientes, independientes en su organización, pero estrechamente unidas en su acción. Las sociedades están distribuidas en todo el territorio del país. 

 

En su quehacer actual la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística cumple con un intenso y multidisciplinario programa académico, que abarca la actividad de medio centenar de sus Sociedades correspondientes en el interior de la República y en Universidades como Harvard, Berkeley, Chicago, Stanford, Los Ángeles, Madrid, Salamanca y Toulouse; el intercambio con 425 instituciones análogas de los cinco continentes, así como su presencia como miembro permanente de la Unión Geográfica Internacional, del Instituto Interamericano de Estadística y del Instituto Panamericano de Geografía e Historia.

La revisión de la historia de la SMGE nos debe llenar de orgullo por lo mucho que se ha logrado, por el alto nivel intelectual y moral de sus socios, por el servicio que se ha dado a México. Pero, sobre todo, debe ser acicate para que quienes hoy tenemos el honor de ser miembros actuemos con el mismo espíritu de servicio, renovando las actividades de acuerdo a las demandas que tiene nuestro país en este siglo XXI.