17/11/2018
Editoriales

Marzo 10 de 1882: nace en la villa de Bustamante, Macario Pérez Cázares, quien sería un destacado profesor pionero de la didáctica contemporánea, reconocido como un quijote que luchaba por una educación democratizada

Marzo 10 de 1882: nace en la villa de Bustamante, Macario Pérez Cázares, quien sería un destacado profesor pionero de la didáctica contemporánea, reconocido como un quijote que luchaba por una educación democratizada. Hijo de Margarito Pérez y Dámasa Cázares, tuvo sus primeras nociones de las letras y los números en la escuela mixta dirigida por Conchita Zamora, mostrando un talento que fue imposible detener su inscripción en la escuela oficial de su pueblo, donde sobresalió al grado que lo hicieron el encargado del segundo grado escolar, cosa que hasta el doctor Abraham Buentello supo, por lo que fue a conocerlo y se lo llevó a Monterrey para inscribirlo en la Escuela Normal en 1896-1897.

Dada su capacidad, fue tomado como discípulo de Serafín Peña, Pablo Livas, y Eutimio Calzado, hasta que llegó el fin de cursos y el 24 de junio de 1900, el graduando Macario Pérez disertó sobre "La enseñanza de la Economía Política" durante la ceremonia pública, ganándose en base a los nutridos aplausos el título de maestro normalista, expedido el 7 de julio de ese año.

Se regresa a Bustamante a enseñar a los niños de su pueblo sus conocimientos, hasta que en 1903 es invitado a venirse a Monterrey y en 1904 enseña en Linares, en 1904 en Monclova, y regresa a Monterrey contratado por los prestigiados colegios: Porfirio Díaz, Justo Sierra (institución que organizó junto a Sigifredo H. Rodríguez, y Martín Arámbula), y Escuela Comercial Monterrey. En 1927 fuunda el Instituto Dr. Pedro Noriega y en 1931 hace funcionar la Escuela Comercial Rodrigo Zuriaga, en el campo militar para los hijos de los soldados. En la Escuela femenil Pablo Livas da cátedra de gramática y aritmética; en su casa establece un curso de inglés y un primer año de Preparatoria; atiende la escuela nocturma del Círculo Mercantil Mutualista, hasta que el gobernador, ingeniero Francisco A. Cárdenas le pide que sea el director de la Escuela Secundaria Número Uno, en el año de 1932.

Su feraz vida termina el 27 de enero de 1939 y su nombre es inmortalizado en varias escuelas y colegios, entre los que recuerdo a la Escuela Secundaria Número 5 profesor Macario Pérez, que funcionaba por las mañanas en el mismo edificio de la Escuela Secundaria Número Uno, Moisés Sáenz Garza, sito en Juárez y M. M. De Llano, donde tuve el honor de estudiar por las tardes durante mi niñez.