26/04/2018
Editoriales

LA DEUDA DETRÁS DE LOS GASOLINAZOS

Nadie quiere mencionarla pero la deuda del sector público el mecanismo de saque más eficiente con que cuenta el imperio financiero global, es la causa también del reciente gasolinazo, de la liberalización del precio de las gasolinas y del desmantelamiento y venta, a precios de ganga , de PEMEX.

Aunque desde 1982 los gobiernos que sucedieron al presidente Jose López Portillo se ha consagrado pagar la deuda y al mismo tiempo a hacerla crecer, en los últimos 4 años del gobierno de Enrique Peña Nieto esto queda más que evidenciado. La deuda pasó de 5.9 billones de pesos a los casi 9 billones. Para servir esa deuda el gobierno de Peña Nieto incremento, por ejemplo, el IVA a 16% para luego homologarlo en todo el territorio nacional y , un poco antes, aumento el ISR para personas físicas de un 30 a un 35%. Como consecuencia de eso, la recaudación por ISR paso de ser un 5.2% del PIB en el 2012 a un 6.7% que fue el pasado 2015. Sin embargo, su mayor éxito recaudatorio ha sido el IPES aplicado a gasolinas que este año creció un 32% dejándole 254 mil millones de pesos (mdp) y espera que en el 2017 le dejo hasta 280 mil mdp .

Actualmente, el IEPS el 26 % del precio total de las gasolinas y es equivalente, en el caso del diésel a unos 4.58 pesos y en la gasolina magna a unos 4.16 pesos. Simultáneamente a aumenta los impuestos el gobierno de Peña nieto se deshace de sus "gastos" en Pemex o en la distribución de la gasolina. Las refinerías han bajado su producción de gasolina hasta en un 60% en algunos casos y de la gasolina Premium hasta en un 90%., provocando que ahora ya un 60% de la gasolina que se consume en México sea importada. La distribución de gasolina es la nueva fase que el gobierno abandona en la lógica de reducir gastos. Se han entregado hasta 402 permisos de importación de gasolinas y unos 280 de distribución pero solo unos 140 de "comercialización" es decir, construcción de gasolineras y solo existen 4 proyectos para construir ductos o almacenes. Esto quiere decir que los "importadores" como la Gulf , que piensa tomar el control del 25% del total del mercado nacional, solo utilizara gasolineras existentes y también solo los ductos y almacenes que Pemex tiene en la actualidad.

En pocas palabras, se trata de un simple abandono del negocio petrolero para "ahorrar costos" y pasando la operación a otros actores" como les llama Peña Nieto. La reciente alza de precios de la gasolina, la que entro en visto ayer, fue simplemente para eliminar el subsidio a las gasolinas, otro de los "costos" que le SHCP se propone eliminar. La liberalización del mercado de las gasolinas, es decir de los precios, es para hacer atractivo el negocio de sustituir a Pemex a los inversionistas como Gulf, OXXO Gas o Petro 7, ya que así ellos podrán subir los precios a su antojo.