17/07/2018
Editoriales

CONISDERACIONES SOBRE EL DERRUMBE DEL AVION EGIPCION

Francia y Egipto fueron objeto del aparente atentado terrorista que derribó un avión de pasajeros Airbus 320 de EgyptAir que despegó del aeropuerto internacional Charles de Gaulle en Francia el miércoles 18 en la noche y con el cual se perdió contacto justo después de entrar al espacio aéreo de Egipto, 280 kilómetros al norte de la costa egipcia. Aunque todavía no se ha determinado definitivamente que haya sido un ataque terrorista, hasta las autoridades egipcias dicen que éste es el escenario más posible.

El AirBus 320 se precipitó de una altura de 37,000 pies justo dentro del espacio aéreo egipcio, después de pasar por el espacio aéreo de Grecia.

Si fue derribado mediante una bomba, esa bomba debió haberse colocado en el avión en Paris. Sería la primera vez en la historia que se coloca una bomba en un avión de pasajeros en un aeropuerto francés. La última vez que se colocó una bomba en un avión en un aeropuerto europeo fue en el vuelo 103 de PanAm, que volaba de Francfort a Nueva York, proveniente de Malta. El Boeing 747 explotó sobre Lockerbie, Escocia, el 21 de diciembre de 1988, matando a todos a bordo y 11 personas en tierra. Presumiblemente las medidas de seguridad en los aeropuertos se han incrementado por lo que esto no pudo haber pasado debido a una falla de seguridad como fue el caso del vuelo 9268 de Metrojet del año pasado, el vuelo fletado por Rusia de Egipto a Moscú, que transportaba 224 personas y que supuestamente fue derribado por una bomba debido a las pocas medidas de seguridad de Egipto.

Esto ocurrió pocas semanas después de la visita oficial del Presidente francés Francois Hollande a El Cairo en abril. En cuanto al Presidente egipcio Abdel Fattah el-Sisi, él siempre ha estado de blanco del terrorismo desde que tomó posesión.

Alexander Bortnikov, jefe del Servicio de Seguridad Federal de Rusia, dijo que cree que "con toda probabilidad" el avión fue derribado por un ataque terrorista e hizo un llamado a los gobiernos a que se unan para rastrear a los responsables de un "ataque monstruoso".