10/Apr/2020
Local

Inspira y enorgullece bandera mexicana a UANL: Rector

Su historia comienza en 1821. Ya consumada la Independencia de México y bajo el gobierno de Agustín de Iturbide, el país adopta una bandera tricolor.

 En ella podía verse ya la figura del águila con la corona del imperio posada sobre un nopal. De igual forma estaban presentes los colores verde, blanco y rojo, que a la fecha siguen vigentes.

Hablamos de la bandera de México, la cual se honró en su día por la Universidad Autónoma de Nuevo León.

  “Recordamos que desde 1821, el verde, blanco y rojo son los colores nacionales de nuestro estandarte, considerado uno de los más bellos del mundo y cuyo significado nos alienta a actuar con honor y determinación”, señaló el Rector de la UANL, Rogelio Garza Rivera.

 Si bien la historia del país reconoce cuatro banderas, fue hasta 1968, durante la presidencia de Gustavo Díaz Ordaz, cuando se adoptó por decreto la cuarta enseña nacional, que es la que actualmente nos representa y que fue confirmada por la ley el 24 de febrero de 1984.

  “Para la UANL, nuestro lábaro patrio y su escudo nos inspira a mantenernos unidos y entregarnos con determinación y lealtad institucional al engrandecimiento de nuestra patria y Universidad". Rogelio Garza Rivera, Rector de la UANL.

“Nuestra bandera es para los universitarios motivo de inspiración y orgullo para enfrentar los retos y desafíos con espíritu triunfal y lograr que brille más alta e intensa la flama de la verdad”, puntualizó Garza Rivera.

 

El valor de los colores patrios

 

Verde

esperanza del pueblo en el destino de su raza

 

Blanco

unidad

 

Rojo

sangre que derramaron los héroes por la patria

 

“El color verde, que es la esperanza, tiene la mejor representación en ustedes, los jóvenes estudiantes, y nos da la confianza de que a México le espera un gran futuro con una sociedad más justa, equitativa y fraternal”.

 El águila, por su parte, se modificó siete veces a lo largo de la historia hasta consolidarse como es ahora: un águila que posa en un cactus mientras devora a una serpiente.