17/02/2019
Editoriales

Entrecurules 21 01 19

Que no se confunda nadie, hoy es lunes, pero el tiempo de receso continúa, es decir hay un Congreso local pequeño que sesiona con apenas 8 de los 42 diputados los miércoles de cada semana, denominado Diputación Permanente.

Así que a los amantes del quehacer legislativo, esta columna les pide paciencia para volver a ver a los 42 legisladores los tres días de cada semana en el Pleno, pues será hasta el primero de febrero cuando todo vuelva a la normalidad.

Hasta entonces, también regresará el trabajo de comisiones que pueden ser no sólo los lunes, los martes y los miércoles de cada semana, sino también los jueves o los viernes.

Sin embargo, mientras tanto la gente se tiene que conformar con la sesión de la Diputación Permanente que será el miércoles de esta semana, donde también se abordan asuntos de actualidad.

 Y un tema que seguramente llevarán los diputados a la Permanente este miércoles, será el de los adultos mayores que se quedaron sin apoyos estatales y federales.

Y bueno, ahí tanto el GNL como el federal se hicieron bolas. Según dice el Secretario General de Gobierno ellos tenían previsto el apoyo a adultos mayores al menos mientras se termina el censo que levanta la Federación, pero que el Presidente AMLO rechazó el gesto del GNL.

Sin embargo, si de sensibilidad política se trata, hay cosas que debió desobedecer el GNL, dado que en el presupuesto del 2019 hay contemplados para ese fin, más de 200 millones de pesos.

 Y mientras ocurre eso, varios adultos mayores se quedaron sin el apoyo de 700 pesos que daba el Gobierno de Nuevo León, acción que fue un duro golpe a su economía.

La verdad, el Gobernador pecó de insensible, nomás porque el Presidente rechazó el apoyo del equipo de El Bronco.

Si hubieran mantenido este apoyo, la menguada imagen de Jaime Rodríguez se hubiera ido para arriba al menos en ese sector vulnerable, asunto que no hubiera visto mal el Presidente Andrés Manuel López Obrador.

Y si ese dinero está ahí, todavía es tiempo de auxiliar a los adultos mayores o ponerle lupa a esos más de 200 millones destinados para ese fin.

 Otro asunto son el posible aumento a las tarifas del transporte, donde los diputados tienen la obligación de defender a sus representados.

Y otra asignatura pendiente es la seguridad pública que va de mal en peor cada día.

En fin, los diputados ya saben cuáles son las exigencias del pueblo. Falta que ellos aporten su granito de arena para solucionarlas.

Mientras, esperamos que los diputados inicien febrero con acciones en favor de la ciudadanía, cargadas de sensibilidad.

Y otro asunto que hace ruido es el caso de un magistrado que aparentemente ya hizo perder a los diputados todos los procedimientos que interpusieron por no reinstalarlo.

 Esperaremos a ver qué dicen los diputados, pues según el defensor del ex magistrado que le ganó al Congreso, algunos diputados podrían ir a la cárcel por desacato.