16/07/2018
Editoriales

AHORA SÍ QUE.... FUE UN PLACER CONOCERTE...

Todo parecía indicar que el domingo de ayer sería uno más como todos, tranquilo, familiar y placentero, pero todo cambió cuando después del mediodía una noticia cimbró a todo México, a los latinos de Estados Unidos y a toda Latinoamérica, tras darse a conocer la lamentable muerte del gran ídolo, compositor e intérprete Juan Gabriel.

De pronto la programación de las principales televisoras nacionales y locales del país cambió todo se centró en dar información respecto a la muerte de Alberto Aguilera Valadez, quien murió de un infarto al corazón a las 11:30 del mediodía en su departamento de Santa Mónica California a los 66 años de edad.

De inmediato las redes sociales se inundaron de millones de mensajes deartistas, intelectuales, políticos y seguidores de varias generaciones y nacionalidades, que expresaron su pesar por el deceso del Divo de Juárez.

Alberto Aguilera Valadez, que surgió del pueblo y cantó al pueblo de México, fue una figura sensacional que forjó su paso por la vida gracias a su esfuerzo pues desde chico recibió el desprecio de su madre y hermanos que lo mandaron a un orfanato del cual salió a los 13 años.

De ahí se fue a su segunda ciudad natal, Ciudad Juárez, Chihuahua, donde vendiendo tacos en las calles llegó hasta el bar Noa-Noa, que donde se dio a conocer y de ahí a la fama nacional y mundial.

Quien iba a pensar que en su búsqueda por la fama llegó incluso a pasar 18 meses en la prisión más temida del México de entonces, Lecumberrí, donde gracias al apoyo que recibió de la cantante folclórica Enriqueta "La Prieta", Linda, quien fue la primera cantante famosa en grabarle una canción a Juan Gabriel, logró su libertad para después de seguir picando piedra, saltó a la fama con su primer hit, "No Tengo Dinero", pero antes de eso el cantante Roberto Jordán le grabó su éxito "No se ha dado Cuenta".

Como no recordar una de sus entrevistas cuando el periodista de Primer Impacto, Fernando del Rincón le cuestionó sobre su sexualidad, si era gay, el Divo de Juárez le respondió con otra pregunta ¿Lo que se ve no se pregunta?

La humildad de sus letras hondas sencillas llenas de amor ilustradas de su vida, quedarán plasmadas en sus más de 1800 canciones grabadas más otras cientos sin darse a conocer, como una que compuso al gran compositor nacional Agustín Lara y sus más de 250 discos quedarán como el legado que dejó a los mexicanos y a su México que tanto amo.

Por eso y muchas cosas más estamos seguros de que ahora Juan Gabriel tiene ya el amor eterno de su público.

Los restos de Juan Gabriel permanecen en la funeraria Malinow Silverman Mortuary, de la ciudad de Los Ángeles, luego de ser transportados desde su residencia en Santa Mónica, que paradójicamente está muy cerca de donde el Divo, dio su último concierto en el Forum de Inglewood, California, el pasado viernes 26 ante más de 17 mil 500 asistentes.

Ahora solo falta esperar el día en que los restos mortales de Juan Gabriel sean trasladados a su México querido, donde ya lo espera el máximo recinto cultural del país para rendirle su homenaje El Palacio de Bellas Artes. QEPD, el enorme Juan Gabriel.

xakitvo@gmail.com