24/Sep/2020
Editoriales

¿De dónde viene la naranja?

 

La naranja es una fruta muy sabrosa y además rica en vitamina C. Sus diversas variedades obedecen ahora al avance en el arte del injerto, pues las mezclas producen sabores diversos. En el siglo XIX la Alameda llamada hoy Mariano Escobedo fue el sitio elegido por el gobernador Santiago Vidaurri para sembrar árboles exóticos, como se consideraban entonces a los árboles del naranjo. Esto porque no había en México y menos en esta región ejemplares de este bello cítrico, por lo que generaba cierto sentimiento de vanidad entre los regiomontanos, proclives siempre a presumir nuestra Ciudad a quienes nos visitan de otras partes. Sin embargo, resulta interesante saber el origen de la naranja que, en el siglo X, llegó procedente de China a la región del Mediterráneo por conducto de un árabe llamado Narang, lo que explica su nombre.  
Este Narang era comerciante y trajo este producto agrícola chino, y en un santiamén la naranja se convirtió en un producto de lujo en España. ¿Qué fue lo que gustó a los españoles de la naranja?. En primer término que la belleza del naranjo le permitió ser 

 

 una planta ornamental, después un condimento para salsas de carnes blancas y aves de caza menor, debido a que las carnes consistentes se condimentaban con especias, para finalmente, posicionarse como fruta. A partir de 1299, este y todos los cítricos tenían tarifa aduanera en Colliure, cerca de la frontera de España con Francia. El médico y astrólogo Arnau de Vilanova le recomendaba a Jaime II (1267 – 1327) su ingesta para efectos de salud, lo que le colocó pronto como una sorpresa exótica entre la nobleza española. Por generaciones se creyó que la naranja era oriunda de España. A eso se debe la expresión popular española ¡naranjas de china! Que significa asombro y cosa imposible. La primera mención de la naranja es en la obra china “Libro de la historia” del siglo V adC., que refiere al tributo que se le daba al emperador Ta Yu (2205-2197 adC.) entre el cual iba obligatoriamente varios cestos con dos tipos de naranjas. Hoy se piensa que los primeros naranjos se dieron en el llamado Techo del Mundo, que son las altas cumbres del Himalaya y las planicies del sureste asiático. En nuestra región, hay toda una cultura de la naranja, que incluye variedades de este cítrico, que se consume por su riqueza alimenticia, aprovechando hasta su cáscara en conservas de miel. “Naranja dulce, limón partido, dame un abrazo que yo te pido…” tarareamos inconscientemente los regiomontanos desde nuestra niñez.