15/12/2017
Editoriales

Diciembre 7 de 1922: nace en Monterrey, Eduardo A. Elizondo, quien sería Rector de la Universidad de Nuevo León y Gobernador del Estado

Diciembre 7 de 1922: nace en Monterrey, Eduardo A. Elizondo, quien sería Rector de la Universidad de Nuevo León y Gobernador del Estado. Eduardo Ángel Elizondo Lozano, es hijo de don Eduardo Elizondo y doña Consuelo Lozano, familia bien acomodada en la sociedad nuevoleonesa.

Estudia toda su carrera localmente, desde su educación primaria hasta la universitaria, egresando de la Universidad de Nuevo León, el año de 1945. Se especializa en derecho mercantil y fiscal, siendo catedrático del ITESM. Su trayectoria profesional tiene qué ver con la banca y la industria, pues junto al abogado Luis Santos de la Garza funda un despacho legal que hasta la actualidad da servicio a las instituciones públicas y privadas. Casa con la señorita Laura Barragán y forman una familia que se distingue por su propiedad en el trato, así como en sus participaciones sociales. Su prestigio en la banca crece, al tiempo que se desempeña como defensor de oficio del fuero común, así como Agente del Ministerio Público de la Procuraduría del Estado.

El gobernador Eduardo Livas Villarreal lo nombra Tesorero general del Estado, sitial desde el cual se desempeña con probidad y crece políticamente, hasta que renuncia para ser rector de la Universidad de Nuevo León en el año de 1965, hasta el 12 de mayo de 1967 cuando, de la Rectoría Universitaria, salta a la candidatura del PRI al Gobierno del estado, y es electo para el ejercicio 1967 a 1973. Inicia una gran cantidad de obras urbanas como la ampliación de la avenida Juárez de Padre Mier hasta Colón y otras vialidades que transforman el rostro de la ciudad capital.

Sin embargo, durante su administración creció un problema político generado precisamente en la Universidad de Nuevo León, de donde él había salido como rector. La autonomía universitaria fue la manzana de la discordia pues el tema le apasionaba. El movimiento político que genera coincide con la lucha clásica de los diversos grupos universitarios, entre los que estaba el declarado progresista, que impulsa y hace llegar a la rectoría en febrero de 1971 al ingeniero civil Héctor Ulises Leal Flores. El gobernador Elizondo con el apoyo del Congreso del Estado, crea como figura de gobierno de la Universidad Autónoma de Nuevo León una Asamblea popular, misma que no aceptan los universitarios encabezados por el rector y todo el Consejo Universitario, tildándola de “populachera” pues de los 37 integrantes, sólo 13 eran universitarios y los demás era representantes de la sociedad externa a esa casa de estudios.

Hay manifestaciones afuera de las aulas universitarias y el gobernador reacciona a las protestas nombrando nuevo rector al médico Arnulfo Treviño Garza, buen tipo, pero de extracción militar por lo que las protestas fueron enfocadas a nivel nacional, diciendo que el ejército mandaba en la Universidad Autónoma de NL. Se pide apoyo solidario a otras universidades del país, y el conflicto crece con apoyos nacionales. En mayo hubo enfrentamiento de policías y estudiantes que se manifestaban lo que empeoró la crisis. El gobierno envía como intermediario al ex rector del ITESM ingeniero Víctor Bravo Ahuja, secretario de educación federal, quien le solicita al gobernador Elizondo que dé marcha atrás a su ley, a lo que responde con su renuncia, el 5 de junio de 1971. Se reinstala a Ulises Leal y llega a la gubernatura Luis M. Farías, quien tampoco tuvo buenas relaciones con Leal Flores, reinicia la lucha al interior de la UANL y Ulises Leal Flores sale de la rectoría. El conflicto político fue el mayor de los últimos tiempos, superado tan sólo por el de la crisis en el ISSSTELEÓN, a principios de los años noventa. Don Eduardo A. Elizondo es considerado como un buen gobernador, a pesar de que estuvo menos de cuatro años en la gubernatura, se retira de la vida pública y muere el 24 de febrero de 2005.