21/Sep/2019
Editoriales

La izquierda de Europa se derrumba pues “no halla la puerta” de escape a la prisión de la UE y el Euro

 

     ---Sin programa alternativo adopta la agenda Progre y se aísla de las mayorías

     ---Tsipras, Iglesias, Corbyn y sus partidos, en la debacle

     ---Sin programa alternativo adopta la agenda Progre y se aísla de las mayorías

    

En la mayoría de los países en las elecciones europeas del 26 de mayo fueron castigados los partidos comprometidos con las políticas de la “Troika”-- es decir,  la Unión Europea y el FMI del Banco Central Europeo---, fueran estos de centro-derecha como los casos de  la coalición CDU-CSU que apoya al gobierno de Ángela Merkel  en Alemania, o fueran centristas como la coalición ADLEC  de Emmanuel  Macron en Francia  y donde ambos cayeron a segundo lugar representando la primera derrota para sus líderes.  En otros países como Holanda, Bélgica o Polonia sucedieron cosas parecidas y la clase política tradicional, incluyendo la “derecha tradicional” fue derrotada (Ver anexo de El País) . Sin embargo, la paradoja es que aquellos partidos de izquierda o corriente que se enfrentaron a la Troika y así construyeron su base social, fueron derrotados de manera aplastante debido a que claudicaron en esa lucha y a, sobre todo, no poder presentar ante sus naciones y ante Europa una “ruta de salida” o “hoja de ruta” como se dice ahora, para abandonar la Unión Europea y su Euro y recuperar el crecimiento económico y la soberanía. 

  Esta el caso de Syrisa en Grecia el partido del primer ministro Alexis Tsipras que sufrió una derrota aplastante en manos de Nueva Democracia (ND) un partido de derecha  debido a que el gobierno aplicó a su población 3 “rescates” ordenado por la misma Troika a costa de reducir gasto público, pensiones, salarios y demás políticas de austeridad.  Syriza obtuvo sólo un 23% de la votación frente a ND que ganó un 33% y los sectores que más votaron en su contra fueron precisamente los pensionados y trabajadores. ND está pidiendo la renuncia de Tsipras y le espera un futuro muy malo en las elecciones anticipadas que se tendrán que convocar donde podría pasar a ser la 3ra o 4 ta fuerza.  

  Algo parecido pasó con Unidos Podemos (UP) en España el partido que hace algunos años,  desafío las políticas de austeridad de la Troika creando el movimiento de los Indignados y llegó a ser la segunda fuerza del país y ahora se derrumbó a un 3 lugar con un 10% de los votos, por abajo del Partido Popular que obtuvo un 20%  siendo el partido que hace unos meses fue expulsado del poder después de la derrota de Mariano Rajoy. UP cambió su discurso en los últimos años adoptando la agenda “progre”, de ambientalismo, Derechos Humanos, LGBTI, etc. y una postura de “administrar” las medidas de austeridad fascistas ordenadas por la Troyka y ahora queda como un simple “subalterno” del PSOE y partido aliado de la Troika en la izquierda. 

  Los partidos triunfadores o emergentes en su mayoría son como el Partido del Brexit en Inglaterra , que se fundó hace 6 meses y ganó el 30.5% de los votos, mandando a los conservadores al quinto y a los laboristas de Jeremy Corbyn a un tercer lugar después de los Demócratas Liberales. La Razón fue , según El País o The Guardian, “la ambigüedad” que mostró Corbyn  en relación al Brexit ya que nunca se declaró abiertamente a su favor lo cual indicaba ambigüedad también ante las políticas de la Troika. Los partidos emergentes como el del Brexit en Inglaterra o La Liga en Italia que obtuvo también una alta votación son abiertamente opositores a la Troika y en mayor o menor grado a la agenda Progre y en algunos casos, como en el de La Liga, plantean la unión con China y a la estrategia de la Nueva Ruta de la Seda.