01/Dec/2020
Editoriales

Ahora sí que olvidamos al año viejo…

 

Cuando llegó el año nuevo debimos entender que el 2020 es cabalístico, casi capicúa, y que al menos sería inolvidable según profetizaban algunos videntes en la televisión española. Pero como esas artes no las manejamos en occidente, lo correcto es decir que están dándose algunas lúgubres coincidencias y que este año será recordado por las siguientes generaciones por los ominosos fenómenos que están sucediendo. 

 

Para comenzar, el 2020 nos despertó del dulce sueño que tuvimos en los años noventa del siglo pasado, cuando creíamos haber entrado a una época de paz duradera. Se habían caído el Muro de Berlín, la Unión Soviética y terminó la Guerra Fría; acaso quedaban sólo algunos países ermitaños como China, Cuba y Brunei. 

 

Nace la UE y el Internet

En 1993 nació la Unión Europea dejando atrás a la vieja Europa enfrentada por las guerras mundiales. La excepción era la Ex Yugoslavia que vivía en guerra, y que aún es problema. Emergía una Europa unida, sin aranceles ni fronteras para mercancías y personas. La veíamos como el competidor de Estados Unidos que, por primera vez en medio siglo, pasaba a ser la segunda economía del mundo, considerando a la UE como una sola unidad económica. 

 

Luego, en 1995 la nueva magia llamada Internet comunicó a todo mundo, alboreando el concepto de Aldea Global. Al fin teníamos un intercambio mundial de ideas, la posibilidad de trabajar a distancia, con información y noticias al alcance de todos. Pero como suele suceder, en todo lo bueno siempre hay algo malo. Llegaron enseguida las útiles redes sociales que ayudaron también al hampa, pues florecieron delitos como la trata de personas a nivel internacional, y otras fechorías. Sin embargo, echando todo a la balanza, al iniciar el nuevo milenio teníamos un mundo para vivir bien. 

 

Por qué los musulmanes no aceptaron la Aldea Global

Pero en 2001 empezaron los problemas. Para los musulmanes radicales, la Aldea Global era una versión occidental de la vida que pretendía imponerse a todo mundo. En los países musulmanes modernos y de religiosidad light como Líbano y Marruecos, pronto se popularizaron las minifaldas y las burkas pasaron a ser velos ligeros. Eso calentó a los radicales que protestaron estrellando aviones en el corazón de Estados Unidos -Nueva York y el Pentágono- despertándose eladormecido vértigo de la guerra. El mundo árabe sufrió las consecuencias de una persecución al fanatismo que fue correspondida con sendos atentados terroristas desde París hasta Chicago. 

 

Se levanta el gigante amarillo que estaba arrodillado

Por su parte China, “a la chita callando”, reconvirtió su agricultura que muy apenas alimentaba a su enorme población, lanzando a millones de campesinos a las plantas industriales que maquilaban al principio, y luego fabricaban para el mundo fruslerías, computadoras, teléfonos inteligentes, y demás productos ya en competencia con los europeos y a una tercera parte del precio. Esto se explicaba porque los chinos no guardaban ningún respeto por los derechos humanos; trabajaban hasta los niños sin límite de horas, y dormían a un lado de la línea de producción. 

 

Los sueldos eran tan bajos que los europeos bromeaban equiparándolos con un “plato de arroz”. Pero eso no importaba a los compradores ávidos de productos baratos, y en el gigante amarillo una nueva clase media se educaba en universidades de alta tecnología. Cuando la crisis de 2008 impactó a su economía -dejando heridas sin sanar del todo-, China aprendió la lección de que no debía depender de Estados Unidos. 

 

Nacen Los Tigres de Oriente

Y a China le siguió su región; Corea del Sur, Singapur, y Japón, igual dejaron su tradición agrícola para meterse a ser productores de alta tecnología. Además, una serie de tratados -incluido uno con México- sacaron de Estados Unidos a una parte de su industria buscando mano de obra barata, lo que disminuyó los empleos para norteamericanos de clase baja y dejó en la calle a millones de migrantes. 

 

Estados Unidos parecía caer al tercer sitio de la economía mundial, prendiéndose las alarmas y encendiendo el nacionalismo con su “destino manifiesto”. Resultó que la Aldea Global no unificó a todos, pero despertó a los nacionalistas y localistas. De pronto surgieron movimientos separatistas en países “pacíficos y progresistas”; Escocia intentó salir de Reino Unido y Quebec de Canadá. Mientras otros -no tan pacíficos- como Kurdistán de Irán, y la siempre disputada península de Crimea que, para no arriesgar, mejor fue tomada por la Rusia de Putin.  

 

Reviven en el mundo los nacionalistas y populistas

Los nacionalistas y populistas revivieron por todas partes accediendo a los gobiernos de sus países. Los Kirshner en Argentina, la dictadura Chávez-Maduro en Venezuela, Evo Morales en Bolivia, Trump en Estados Unidos y López Obrador en México. Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos en 2016 y ahora busca su reelección. Él llegó porque supo vender la esperanza de que reactivaría la economía, no la de Estados Unidos, sino de los norteamericanos. Y ni siquiera de todos, sólo del WASP, -blanco, anglosajón y protestante-, el típico campesino del centro de Estados Unidos. 

 

Cómo ganó Trump la presidencia

Porque los blancos anglosajones, que no son lo mismos que los blancos latinos o eslavos; y tampoco cualquier tipo de protestante, sólo los que son anglicanos, luteranos, bautistas, en el límite metodista; no pentecostales, ni mormones, mucho menos católicos que representan lo antiamericano, lo universal, lo romano.  

 

Irrumpe el Coronavirus

Y para colmo llega una pandemia de Coronavirus que al 5 de junio alcanzó los 7 millones de infectados y 400 mil muertos. Esta peste llegó a tener a un tercio de la humanidad recluido en sus casas, generando daños económicos aún incalculables. Estados Unidos tiene un millón de infectados, cien mil muertos, y una economía semi colapsada. Por si fuera poco, el pasado 25 de mayo en Mineápolis, un policía asfixió con su rodilla al afroamericano George Floyd y otros tres oficiales presentes no lo detuvieron, pero todo fue grabado por múltiples testigos.

 

El caso Floyd enardece a los norteamericanos

George Floyd fue detenido por el oficial Derek Chauvin, por ser sospechoso de comprar cigarrillos con un billete falso de 20 dólares. El policía lo esposó y colocó boca abajo con la ayuda de los agentes Thomas Lane y J. Alexander Kueng, luego presionaron al arrestado contra el pavimento con la rodilla apoyada en el cuello de George Floyd durante 8 minutos y 46 segundos, a pesar de que gritaba que no podía respirar. Los cuatro oficiales involucrados fueron despedidos al día siguiente, sin cargos contra ellos. 

 

Este hecho ha generado manifestaciones de protesta que iniciaron en Mineápolis y luego en 72 ciudades de la Unión Americana. Al principio las protestas eran pacíficas, pero después vandalizaron un edificio de la policía y un AutoZone, incendiaron, saquearon y dañaron restaurantes y tiendas en los alrededores. La policía respondió disparando gases lacrimógenos y balas de goma contra los manifestantes. 

 

Andrea Jenkins, Concejal (Regidora) de Mineápolis que representa al distrito 8, donde ocurrió el incidente, dijo “Mi corazón se está rompiendo por la trágica pérdida de vidas anoche cerca de las calles 38 y Chicago. Nuestra comunidad continúa traumatizada una y otra vez de nuevo. Debemos exigir respuestas”. 

 

Jacob Frey, alcalde de Mineápolis, declaró: “Ser negro en Estados Unidos no debería ser una sentencia de muerte. Durante cinco minutos, vimos a un oficial blanco presionar su rodilla contra el cuello de un hombre negro”. Trump envió sus condolencias por Twitter, asegurando que el FBI investigará: “Mi corazón está con la familia y amigos de George. ¡Se hará justicia!”, y describió la muerte de Floyd como “triste y trágica”. Pero luego a su estilo, pasó a las amenazas “Cualquier dificultad y asumiremos el control pero, cuando comience el saqueo, comienzan los tiroteos” 

 

Los gritos de protesta son “Justicia para George”, “No puedo respirar” y “Black Lives Matter”. Las protestas continúan y en Inglaterra hubo al menos una solidarizándose con George. Se impuso el toque de queda; durante el día hay manifestaciones pacíficas con jóvenes blancos y latinos, pero en las noches son violentas y con saqueos. 

 

China se burla de la tragedia norteamericana

Trump amenazó con mover a “miles y miles” de soldados a las calles si los “inútiles de los gobernadores” no paraban las protestas, pero el jefe del Pentágono negó esta posibilidad. El primer ministro de Canadá Justin Trudeau aceptó que en su país hay tanto racismo como en los Estados Unidos. China se burla de la tragedia; en varios periódicos chinos se ha “cabeceado” la frase “no puedo respirar” refiriéndose a la economía norteamericana. El Ministerio de Relaciones Exteriores de China dijo “La muerte de George Floyd refleja la severidad de la discriminación racial y la brutalidad policial en Estados Unidos”. 

 

Michelle Bachelet, Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, condenó el hecho como “otro asesinato más de afroamericanos desarmados” pidió a Estados Unidos que tome “medidas serias” y ponga fin a tales crímenes. Una manifestación multitudinaria en Australia desafió a las autoridades que pedían evitar reuniones para detener el Covid 19. 

 

El caso de Giovanni López

Una semana después del asesinato del afroamericano George Floyd, policías de Jalisco, México, hicieron lo mismo con el joven Giovanni López. La reacción -aunque se dice que es manipulada por el partido MORENA- fue que las ciudades de Guadalajara, México están sufriendo protestas y saqueos. 

 

Giovanni López era un albañil de 30 años de edad que vivía en Ixtlahuacán de los Membrillos, Jalisco. Fue detenido por no portar cubrebocas y oponerse al arresto. 

En ese pueblo el Cabildo estableció obligatorio el uso de cubrebocas y quien no cumpliera con la medida se haría acreedor a una sanción económica o hasta ser arrestado. 

 

La policía dijo a su familia que Giovanni saldría al día siguiente, pero cuando llegó a la comisaría se les informó que deberían recoger a su hijo en el Hospital Universitario y allí les dijeron que el cuerpo había sido trasladado al Servicio Médico Forenese. La versión difundida es que la policía lo golpearon con un tubo en el estómago y las piernas, además de puñetazos; otros jóvenes detenidos dijeron haber recibido trato similar por no usar cubrebocas. 

 

Las protestas empezaron el jueves 4 de junio con una marcha en las inmediaciones del Palacio de Gobierno de Jalisco que terminó en violencia entre manifestantes y fuerza pública. El viernes 5 de junio también hubo protestas y desmanes, ahora en la Ciudad de México, donde además de la violencia entre la policía y manifestantes, un grupo de enmascarados lanzaron piedras, grafitearon edificios públicos y privados. Ayer domingo convocaron organizaciones oscuras a protestar en Monterrey. 

 

El origen del racismo en el mundo

El ser humano es extraño porque es gregario. Desde sus vestigios más antiguos de hace unos 3.3 millones de años, que se encontraron en la Depresión de Afar, los restos del clan de Australopithecus afarensis, una especie considerada la primera “humana”, se sabe que disfruta de la compañía de otras personas. Pero también es receloso de “los otros”. Nada más molesto que un empujón en la calle o en un pasillo, pues esperamos de inmediato un “perdone usted” (Elías Canneti dixit), y ese celo se amplía al clan, a la tribu, a la nación, y al controvertido concepto de “raza”. 

 

¿Por qué hay razas entre los humanos?

El término “raza” no tiene sustento científico; es una clasificación cultural, casi segregacionista. El caballo, por ejemplo, tiene una clasificación taxonómica clara. 

Reino: Animalia; Filo: Chordata; Clase: Mammalia; Orden: Perissodactyla; Familia: Equidae; Género: Equus; Especie: Equus ferus. Ahí caben todos los caballos, tanto el del trapiche como el caballo purasangre; no hay diferencia genética. 

 

Los humanos, sin importar el color de piel y tipo de cabello, son taxonómicamente así: Reino: Animalia; Filo: Chordata; Clase: Mammalia; Orden: primate; Familia: hominidae ; Género: Homo; Especie: Homo sapiens; esto significa que tampoco hay diferencia genética. Pero el hombre se auto dividió en clanes; el Oriente actuales China, Corea, Vietnam, Japón, las Filipinas, Nepal, Indonesia y otros, que albergaba a unos 30 mil pequeños reinos, China unificó en un solo Imperio a 20 mil de ellos; mientras Corea lo hizo con sólo una veintena. 

 

En Mesoamérica había cerca de 500 señoríos hasta que el Imperio Azteca, el Reino de Michoacán y Tlaxcala -que solo tenía cuatro señoríos- los unificaron tal como los  encontraron los españoles. El territorio original de la Ciudad de Monterrey, que medía 15 leguas de apotema por lado, tenía unas sesenta tribus. 

 

Los humanos son todos iguales genética y científicamente

Esto significa que todos los hombres idénticos genéticamente se organizaron en subdivisiones artificiales. Por tanto un chino y un manchú, un maya chontal y un maya chorti, tutsis y hutus (aquellos pueblos de Ruanda que en los años noventa del siglo XX sufrieron el mayor genocidio de la historia de 800 mil muertos en 100 días, cuando los tutsis mataron a los hutus siendo sus iguales en religión, idioma y cultura); un otomí y un criollo; un sajón y un latino son, genéticamente, lo mismo. 

 

La esclavitud ha sido el negocio más rentable de la historia

Pero utilizando tecnología, armas y poder económico, unos clanes bajo el concepto de “razas” dominaron a otros, pues el hombre ha sido siempre el lobo del hombre. Se han exterminado pueblos y naciones enteras y muchos fueron esclavizados. La esclavitud fue la cruz de los africanos del sur del Sahara; mil 450 navegantes españoles llegaron a Boca del Río, Congo, y fueron recibidos por el rey del Congo Mbokani Mavinga quien regaló a los navegantes portugueses unos esclavos de piel negra y les vendió otros, pese a que el propio rey Mavinga era de piel oscura. 

 

Informado de esto el rey Alfonso V de Portugal percibió un gran negocio potencial y llevó al papa Nicolás V los grabados de unos negros tan simiescos que el Papa los confundió con monos, y en 1452 autorizó que se vendieran y esclavizaran por carecer de alma. Pasaron cuarenta años para que el papa Aejandro VI “El papa Borgia” entendiera el error y prohibiera la esclavitud.  

 

Pero esta prohibición solo funcionaba en los países católicos, porque se respetaban los derechos adquiridos. Es decir, que un inglés propietario de un esclavo podía llevarlo aún a donde estuviera prohibida la esclavitud y se respetaría su derecho de propiedad sobre el esclavo. A eso se debe que en Nueva España hubiera algunos esclavos porque cuando llegaron ya eran cautivos

 

18 millones de negros africanos fueron comerciados como esclavos

La trata de esclavos negros ha sido uno de los negocios más pingües de la historia, mayor que el actual mercado de las drogas. Nada más en África se esclavizaron 18 millones de personas, y la mayoría fueron traídas a América, a las Colonias Británicas que se convertirían en Estados Unidos. País que nació con la discriminación en su Constitución, pues consideraba que los no blanco valían, para efectos de representación e impuestos, tres quintas partes de “una persona”. 

 

Las personas negras no tenían valor. En el “país de la libertad” hay de origen una dramática estratificación social: primero son los blancos anglosajones, luego los blancos de otras etnias, después los académicamente funcionales de cualquier etnia, luego la basura blanca, después los latinos, los orientales, los africanos, y al último los ilegales que, por el mismo trabajo ganan una décima parte de lo que gana un sajón. 

 

La discriminación abarca hasta la educación y los homicidios colectivos

Además es un 80% más probable morir abatido en un tiroteo si se es negro; y 60% si se es hispano, que las probabilidades que tiene de morir un blanco. Aunque estos cometen el 60% de los delitos que merecen pena de muerte, sólo reciben el 24% estas sentencias. En el aspecto académico, las universidades becan a alumnos blancos con una calificación de hasta 3.7 en la escala sobre 5, mientras que a los negros se les exige un mínimo de 4.5, exceptuando a los deportistas. 

 

La discriminación en México

Desafortunadamente en nuestro México existe también discriminación racial. La semana pasada en Tuxtla Gutiérrez, se le impidió la entrada a una pastelería a una joven indígena estudiante de nivel doctorado porque vestía ropa típica de su pueblo. La discriminación mexicana tiene que ver con el color de la piel, rasgos faciales y la pobreza. Desde luego, con la incapacidad de sobornar a las autoridades, algo que da vergüenza. Por ejemplo, el compañero de celda de Giovanni traía 150 pesos en la bolsa y con eso evitó la golpiza.  

 

La vida después del Coronavirus

El mundo cambiará una vez superada esta pandemia. Europa se redibujará con fronteras sanitarias; las viejas garitas convertidas en tiendas de suvenires o de servicios de carretera, volverán a ser divisorias. China superó el virus y se regresó a la normalidad, a la suya, que es distinta a la nuestra y a la del resto del mundo. 

 

El filósofo esloveno Slajov  Žižek opina que surgirá una nueva humanidad más solidaria, menos consumista y más participativa en la solución de los problemas comunitarios. Por su parte, el filósofo coreano Byung-Chul Han, dice que seremos más individualistas porque ya aprendimos a vivir dependiendo sólo de Internet, y que no necesitamos de los demás para solucionar nuestros problemas. Estas son las dos visiones desde las ópticas occidental y oriental. 

 

Falta ver cuáles serán nuestras reacciones; si veremos a los vecinos como compañeros de supervivencia o como un posible foco de infección. Por lo pronto, es lógico que la violencia desatada en las calles multiplicará los contagios en esta segunda mitad del año 2020. Que véase como se vea es un año complejo, mucho muy interesante… y peligroso, a quien por más que queramos verlo positivamente, lo que nos trajo no es agradable. 

 

 

Fuentes: 

El País, The New York Times, Cia Factbook, ONU, “Masa y Poder”, Elías Canneti, CONACULTA.