Nacional

Asesinato de alcaldesa en Morelos, es una "amenaza" para ediles

Cuernavaca.- El asesinato de una flamante alcaldesa en Morelos, centro de México, es una "clara amenaza" del crimen para que los municipios no acepten la vigilancia de policías estatales, consideró este domingo el gobernador al anunciar que sus fuerzas tomarán el mando del estado.

Tras reunirse con autoridades estatales y federales de Seguridad, el gobernador de Morelos, Graco Ramírez, dijo en conferencia de prensa que es necesario obligar a todos los municipios a aceptar el mando de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) para evitar "mayores desafíos en contra del orden constitucional y la democracia".

El sábado, un comando armado asesinó a la exdiputada federal y alcaldesa de Temixco, Gisela Mota, quien había asumido el cargo un día antes.

Este crimen "ocurre en el marco de la transición por la instalación de los nuevos ayuntamientos municipales", subrayó el gobernador, al asegurar que Mota "había expresado públicamente su decisión de ratificar el convenio del Mando Único", como se conoce la incorporación de la policía estatal en los municipios.

El asesinato de la edil es "una clara amenaza para que los presidentes municipales que recientemente entraron en funciones no acepten el esquema de coordinación con el modelo policiaco que hemos impulsado y que hoy se construye a nivel nacional", añadió.

Tanto Ramírez como Mota pertenecen al Partido de la Revolución Democrática (PRD), una corriente izquierdista que condenó fuertemente el asesinato.

Hasta ahora, dos presuntos delincuentes fueron abatidos por las autoridades en este caso y otros tres fueron detenidos, entre ellos un menor y una mujer.

Ubicado a unos 90 km de Ciudad de México, Temixco es uno de los municipios con mayor índice de delincuencia común y organizada de Morelos, asolado por bandas criminales dedicadas al narcotráfico, secuestro y extorsión, que muchas veces operan con la connivencia de autoridades locales.

La mitad de los cerca de 30 municipios que tiene Morelos son reacios al mando de la CES, entre ellos Cuernavaca, capital del estado.

El famoso exfutbolista Cuauhtémoc Blanco tomó posesión el miércoles pasado como alcalde de esta capital de 349.000 habitantes, en medio de un franco enfrentamiento con el gobierno de Ramírez.

Del minoritario Partido Social Demócrata, Blanco alega que el gobierno estatal no quiere renunciar a los casi tres millones de dólares que el municipio aporta por la colaboración policial.

Numerosos ediles de México han sido asesinados en los últimos años, en medio de un combate armado contra el narcotráfico que ha dejado más de 100.000 muertos desde 2006.