21/11/2018
Editoriales

LOS DOS FERNANDOS EN EL GOBIERNO DEL BRONCO

Hay dos Fernandos en el gobierno de Jaime Rodríguez Calderón El Bronco: Uno es Fernando Elizondo (FE) vinculado a la oligarquía de Nuevo León y el funcionario favorito de los banqueros y de la revista Forbes. El otro es Fernando Turner (FT), un empresario mediano pero con operaciones en varios países del mundo y que lideraba una asociación de empresarios independientes que decían defender los intereses de las Pequeñas y Medianas Empresas (Pymes). FE es el promotor de la austeridad fiscal y de los recortes en el gasto así como de la disciplina financiera que demandan los acreedores del gobierno y las firmas calificadoras como Standar and Poors. Esa "disciplina" exigida por los acreedores ha llevado al Bronco a una caída súbita en su popularidad y amenaza con hacer naufragar su proyecto político más a largo plazo.

Esa "disciplina" lo hizo incumplir con sus promesas de campaña como el transporte gratuito para estudiantes y personas de la tercera edad --una demanda muy sentida por la gente --, y buscar imponer impuestos como la verificación, o a tratar de mantener la tenencia vehicular, eliminar el metro gratuito los domingos, despedir cientos de empleados de gobierno, reducir la ayuda para vivienda etc. FT no se ha opuesto a nada de esto por supuesto y también es partidario, según lo ha declarado, de la austeridad fiscal.

Sin embargo, FT considera que en Nuevo León la inversión extranjera representa solo el 10% del total y que las Pymes representan más del 75% de la inversión y del empleo y que la ayuda y facilidades que se le da a la inversión extranjera no se le dan a las Pymes y que eso debe hacerse. Que no hay que "malbaratar" a Nuevo León para atraer inversiones extranjera quitándoles impuestos o regalándoles terrenos etc. puesto que Nuevo León tiene atractivo por su misma por su ubicación geográfica, su infraestructura, sus universidades y el alto nivel de calificación de su mano de obra y de sus técnicos que son capaces de aprender y dominar cualquier proceso tecnológico complejo. FT piensa además, que mientras los sueldos sigan siendo bajos y la pobreza domine, no hay forma de acabar con la corrupción ni con la delincuencia y la violencia.

Seguramente, esta visión de FT que aquí hemos resumido es la que lo llevo a apoyar la candidatura presidencial de Andrés Manuel López Obrador en el 2012 y a aceptar ser propuesto por éste como secretario de Desarrollo Económico. Hay dos Fernandos en el gobierno y los dos tienen visiones muy opuestas el menos en sus implicaciones.