27/04/2018
Editoriales

Entrecurules 10 10 17

La serie de tensiones que había ayer en el Congreso local y específicamente entre los poderes Ejecutivo y Legislativo, "fueron suavizadas" ayer mediante un gesto de cortesía política que sobrevino de la bancada del PVEM a cargo de Felipe de Jesús Hernández Marroquín...

Cuando el ambiente se había enrarecido más porque el Gobernador llegó al Poder Legislativo, sin haber aprobado los diputados todavía el orden del día para la presentación del segundo informe de Gobierno, al PVEM se le ocurrió presentar un acuerdo para que el Gobernador tuviera acceso al recinto después de que cada una de las bancadas leyeran sus posicionamientos...

Y aunque el acuerdo fue aceptado, eso provocó la división de los diputados, pues sólo 23 de los 42 legisladores votaron a favor, en tanto que 18 del GLPAN se abstuvieron...

Sin embargo, mediante ese mecanismo, lograron caminar las cosas en la dirección correcta, dado que el Gobernador ya tenía tres horas esperando sentado en las oficinas de Archivo y Biblioteca del Congreso local.

Hay que aclarar que ayer hubo dos sesiones: la normal, es decir la ordinaria y la sesión solemne, en la cual el Gobernador entregó por escrito su informe...

Y aunque llegó muy saludador el mandatario, reclamó a los diputados el mal trato recibido por la larga espera.

Fue un discurso de regaños a los diputados, a quienes les pidió el mandatario leer primero el documento y posteriormente dar sus comentarios...

Agradeció a los diputados que hicieron posible la sesión solemne para entregar su informe, pero aclaró que también a los que no estuvieron de acuerdo.

 

Hoy será la segunda sesión de la semana.