01/Apr/2020
Editoriales

Las Plazas de Monterrey. La Macroplaza o Gran Plaza

A inicios de la década de los años 80 del Siglo XX, en el Plan Municipal de Desarrollo Urbano, sonaron las alarmas por un problema que todo mundo sabía pero no estaba documentado: “la Zona centro tiene una degradación en el primer cuadro, entre las avenidas: Constitución al sur, Aramberri al norte, Félix Uresti Gómez al oriente y Juárez al poniente (…) de continuar este proceso podría tener un fuerte impacto en el desarrollo comercial y de servicios turísticos, además de representar un símbolo deteriorado de la zona central, origen y partida histórica del desarrollo de la ciudad y su área metropolitana”.

Esta triste condición alejaba a la población, al turismo y a los negocios del centro de la Ciudad. El gobernador Alfonso Martínez Domínguez dijo que Monterrey era Ciudad fea, sucia y chaparra. El alcalde Pedro F. Quintanilla coincidió en la urgencia de detener la degradación urbana, y para enfrentar el reto de solucionarlo, AMD inició un proyecto que modestamente llamaba al principio “Plaza de Palacio a Palacio”. 

La ingeniera Angelita Alessio Robles y un par de despachos particulares iniciaron los estudios. Se determinó que el polígono de 40 manzanas comprendido entre la Avenida Constitución, y las calles de Escobedo, Washington y Doctor Coss, tenía un uso de suelo 55% comercial, 43% habitacional, 3% de lotes baldíos y solamente el 1% de áreas verdes. 

Lo peor era que sólo el 34% de las construcciones tenían condiciones aceptables por un 66% en “estado deplorable”. Más de la mitad eran construcciones de un piso, muchas de ellas, vecindades muy deterioradas y poco menos de la mitad con un segundo piso. Muchas de ellas abandonadas y pocas eran de tres niveles. Por si fuera poco el mal diagnóstico, también las vialidades estaban agotadas.

 

La creación de PROURBE acelera el proceso constructivo de la Macroplaza

El gobierno del Estado creó PROURBE, Promotora de Desarrollo Urbano, que terminó dirigiendo el ingeniero Oscar Herrera Hosking. Se empezó a adquirir predios mediante la negociación con valores del Instituto Mexicano de Valuación, propiedades que de inmediato se demolían. Fueron en total 427 predios adquiridos, dándoles facilidades a los propietarios de comercios para su reubicación y a los habitantes para adquirir casas de mejor calidad en otros espacios de la ciudad. Se reubicaron 283 familias y 310 negocios.

El 23 de junio de 1982 se aceleró el derrumbe de los inmuebles algunos de ellos con explosivos –como el Edificio Robert´s de la calle Zaragoza-, espectacular técnica usada por primera vez en Monterrey. Para diciembre de 1982 se inauguraba ya la Explanada de los Héroes frente al Palacio de Gobierno, cuyo estudio ya hicimos en esa colección de textos.

 

Las soluciones urbanas de la Macroplaza fueron acertadas

La parte gruesa de la construcción de la “Macroplaza o Gran Plaza” se ejecutó entre los años 1983 y 1984. Las vialidades de Zaragoza y Zuazua se solucionaron con sendos túneles para permitir que la Macroplaza fuera toda casi al mismo nivel. Se construyeron dos grandes estacionamientos subterráneos bajo el novedoso sistema de inversionistas – concesionarios y la explanada central “poblada” de esculturas, fuentes y equipamientos para actividades artísticas. 

También se construyeron los edificios de: El Teatro de la Ciudad, la Secretaría de Educación y Cultura, el Palacio Legislativo, la Unidad Administrativa y la Biblioteca Central, más un Centro Comercial hundido. Esta magna obra se inauguró el 7 de diciembre de 1984 con un acto multitudinario, al estilo de Martínez Domínguez.

Aunque dolió la demolición de unas cuantas edificaciones, se conservaron los edificios del patrimonio e historia de la ciudad. Quedaron intactos el Palacio de Gobierno, el antiguo Palacio Municipal, el Nuevo Palacio Municipal, el Palacio Federal, la Catedral Metropolitana, la iglesia del Sagrado Corazón, el Banco Mercantil, la Capilla de los Dulces Nombres, el Edifico Latino, el Condominio Acero, el Círculo Mercantil Mutualista y el Casino Monterrey. 

 

Las edificaciones antiguas sacrificadas

Es claro que aún recordamos con nostalgia edificios como el Teatro Rex, el Cine Elizondo, el Edificio Sears, y algunos hoteles de regular tamaño. Esa es la parte triste, digamos, de la construcción de esta hermosa Macroplaza de Monterrey, que incorporó a varias plazas que ya hemos estudiado, creándose el Jardín Hundido. Otro aspecto poco agradable es que se ubicó el Archivo histórico del Estado debajo de la fuente de la calle Juan Ignacio Ramón, el cual, al paso de los años terminó con filtraciones que amenazaron la salvaguarda de los documentos históricos.

 

La historia y la modernidad urbana presentes en la Macroplaza

La Fuente Monterrey se movió junto al edificio del Poder Legislativo. En siguientes gobiernos se agregaron museos y se extendió la Explanada hasta alcanzar el Canal de Santa Lucía y la Explanada de los Museos. Hoy son parte de la Macroplaza:

El Museo de Historia Mexicana, Museo del Noreste (MUNE), El Paseo del Río Santa Lucía, El Museo de Arte Contemporáneo (MARCO), El Museo Metropolitano de Monterrey (Antiguo Palacio Municipal), El Faro del Comercio, Homenaje al Sol, (Rufino Tamayo), y un Caballo del escultor Botero.

Cuenta entre otras con las estatuas de Ignacio Zaragoza, 2 de Miguel Hidalgo (una en la Explanada de los Héroes y otra en la Plaza Hidalgo), 3 de Benito Juárez (una en la explanada de los Héroes, otra en el Tribual y otra en el Congreso), Mariano Escobedo, José María Morelos, el Padre Jardón (afuera de la Catedral), 2 del Padre Mier (una antes de la escalinata de la explanada de los héroes y otra afuera de la Biblioteca Central), al Obrero, a Juan Zuazua, a la Juventud, a la Madre, a Francisco I. Madero, y a Aarón Sáenz.

Hay algunas placas como la de las Visitas de los Presidentes de México y Estados Unidos, el reconocimiento a la Magistrada Libertad Leal Zapata de Elizondo, y al Comercio.  También pueden disfrutarse las siguientes fuentes: Fuente de la vida, Cascada grande, Fuente Monterrey, Cascadas gemelas, Fuentes de copa, Fuente "El breve espacio"

La Macroplaza es la cuarta plaza más grande del mundo. Se ha convertido en una atracción y paseo para los regiomontanos y centro de atracción para los turistas. Es el centro de espectáculos culturales, festividades cívicas y sociales, marchas políticas, y eventos multitudinarios en general. 

 

Fuentes: 

Plan Municipal de Desarrollo de Monterrey, 1980

Informe de Gobierno 1984 versión electrónica.

http://www.nl.gob.mx/servicios/macroplaza