28/Sep/2020
Editoriales

Los envases de plástico y su gestión en la economía circular

Al día de hoy, la economía de los países capitalistas se basa en un modelo de producción y gestión de recursos, bienes y servicios que tiene como objetivo potenciar el consumo a corto plazo. De esta manera, crecen los intercambios y aumenta la producción de bienes y servicios. Sin embargo, esta realidad parece estar llevando el planeta a una situación plausiblemente insostenible debido a la acumulación de residuos.

La alternativa favorable a este modelo económico lineal es la economía circular, un sistema de aprovechamiento de recursos en el que se prioriza la reducción, el reciclaje y la reducción de los productos, afirmó Maria Luz Díaz, docente y consultora ambiental 
Cerem International Business School.

Este modelo, así pues, pretende poner fin al actual sistema basado en producir, usar y tirar. Pues el sistema económico vigente no actúa de acuerdo con el ciclo de vida natural del medio ambiente, y no resulta compatible con un desarrollo sostenible. Tampoco está organizado para un largo plazo ni tiene en consideración a las generaciones futuras.

De modo que la economía circular consiste en un sistema que permite minimizar la producción al mínimo que sea requerido por la sociedad, y apuesta por la reutilización de aquellos elementos que, debido a sus condiciones y propiedades, no sea pertinente devolverlos al medio ambiente. Todos, o casi todos los recursos son reaprovechados. Por este motivo, conlleva el término “circular” en su nombre.

Los materiales biodegradables son los principales elementos de fabricación para este tipo de modelo económico de producción. Esto se debe a que, una vez usados para producir bienes de consumo, pueden devolverse al medio ambiente una vez a terminado su vida útil sin que provoquen ningún tipo de daño.

Claro está, no todos los procesos productivos pueden basarse en materiales de este tipo. Por lo que aquellos productos que no puedan devolverse a la naturaleza, serán reutilizados con una nueva vida y se reincorporarán al ciclo productivo con una nueva labor. Sin embargo, aquellos que no pueden reutilizarse son reciclados para minimizar los impactos al medio ambiente.

Este uso selectivo de los elementos de fabricación es muy ventajoso, ya que permite reducir en gran medida una de las mayores amenazas para el medio ambiente: el plástico. Un material muy perjudicial ya que se acumula en grandes cantidades y tarda muchos años en desaparecer.

Así pues, en relación a los plásticos, las diferentes Directivas en materia de medio ambiente de la Unión Europea considera de importante necesidad aumentar el reciclado de los envases como principal vía de acción. De esta manera, persigue poder reducir la cantidad de residuos que se generan en la producción de bienes y servicios. Aunque reciclar no lo es todo, pues la reutilización de los envases aparece como una necesidad a fomentar para reducir la proporción total de envases. A la vez, la directiva propone fomentar una bioeconomía sostenible mediante la creación y adopción de envases reciclables de origen biológico o que sean biodegradables por parte de los estados miembros a la UE.

También pretende apostar por un uso prudente, racional y eficiente de los recursos naturales que se requieren en los procesos productivos, incrementar el uso de las energías renovables, así como mejorar la eficiencia energética en general.

La economía circular se presenta como un modelo económico de producción y tratamiento de residuos que se interrelaciona altamente con la sostenibilidad. Es el concepto económico que tiene como objetivo garantizar el suministro de recursos esenciales a largo plazo con una generación mínima de residuos. Permite establecer líneas de producción a partir de la reutilización de materiales y, en la medida que sea posible, hacer uso de aquellos que sean renovables y menos perjudiciales para el medio ambiente.

Debido a que los envases de plástico presentan tantos problemas para la naturaleza debido a las alteraciones que produce, el desarrollo de productos biodegradables resolvería muchos puntos de conflito.