20/11/2018
Editoriales

Julio 31 de 1860: muere asesinado a los 40 años de edad en San Gregorio, Ramos Arizpe, Coahuila, el general Juan Zuazua “el general de generales”

Julio 31 de 1860: muere asesinado a los 40 años de edad en San Gregorio, Ramos Arizpe, Coahuila, el general Juan Zuazua “el general de generales”. Juan Nepomuceno Zuazua Esparza nació el 6 de enero de 1820 en Lampazos donde estudió sus primeras letras. Al ser huérfano de padre ingresó al Seminario de Monterrey, pero entendió que lo de él no eran las actividades eclesiásticas, por lo que se dedicó al comercio y a la agricultura. Pero hubo de participar en algunas batallas contra los indios salvajes y descubrió que eran las armas su vocación real.

   Durante la invasión norteamericana de 1846 participó defendiendo a la patria con tal pundonor que fue nombrado capitán por Mariano Arista. En 1848 México se rindió ante los norteamericanos y Juan Zuazua regresó desilusionado a Lampazos pero siguió luchando contra los nómadas. Luego de que Santa Anna vendió La Mesilla, estalló la revolución de Ayutla encabezada por Juan Álvarez, y Zuazua se sumó al Plan Restaurador de la Libertad de Santiago Vidaurri, a quien conocía por ser paisano lampacense. De inmediato Vidaurri le dio la confianza y descansó en él para los asuntos delicados como fue el caso de la toma de Monterrey en mayo de 1855. Después marchó a Matamoros y tomó la ciudad derrotando a Adrián Woll, y luego se pasó a Saltillo haciendo lo propio para de ahí marchar a san Luis Potosí siempre bajo las órdenes de Vidaurri.

  Cuando su jefe anexó Coahuila a Nuevo León iniciaron los problemas con el ejército federal que atacó a Vidaurri para presionarlo buscando que soltara el control de los dos estados, y para ello el presidente Comonfort envió al tamaulipeco Juan José de la Garza a combatirlo. La respuesta de Vidaurri fue irse con Juan Zuazua a atacar Camargo consiguiendo anexar a Nuevo León por unos cuantos días tanto a Camargo como a Mier, poniendo en situación incómoda a la Federación. Juan Zuazua era muy popular y tenía bajo su mando a militares de primer orden como Ignacio Zaragoza, Mariano Escobedo, y Silvestre Aramberri. En la guerra de Reforma, Zuazua combatió a Miguel Miramón en Puerto Carretas, y luego se fue a tomar Zacatecas.

    Su capacidad militar era muy grande pues manejaba la estrategia y las tácticas militares como pocos mexicanos de su tiempo. Hizo una finta de que tomaría la ciudad de Guadalajara, y consiguió que Miramón cambiara su itinerario rumbo a San Luis Potosí, que era exactamente lo que quería Zuazua pues allí lo derrotó. En Ahualulco Vidaurri fue derrotado y se regresó a Monterrey dejando a Zuazua al frente del Ejército del Norte, y cuando Vidaurri dio la orden de que todo este ejército regresara a Monterrey, el único que lo obedeció fue precisamente Zuazua, lo que desató la furia del ministro de guerra Degollado quien envió al nuevoleonés Aramberri a atacar a Vidaurri y logró echarlo de la gubernatura. De regreso a la gubernatura su jefe Vidaurri, ambos, Zuazua y Santiago marcharon al sur del estado para combatir a los “sublevados de Galeana” y tuvieron que pernoctar cerca de Ramos Arizpe, en San Gregorio, pero el teniente coronel Eugenio García del bando contrario, sorprendió a todo el equipo de Vidaurri entrando con las balas a la Hacienda, con tan mala suerte que una bala perdida le pegó a Zuazua en la cabeza, muriendo instantáneamente.

  Vidaurri decretó que la Hacienda de Santa Elena se elevara al estatus de villa y se llamara General Zuazua en su honor. Los restos del general de generales Juan Juazua, luego de un periplo, finalmente descansan en la Explanada de los Héroes de la Macroplaza de Monterrey. La calle de Zuazua es la que corre de norte a sur en el lado oriente del Palacio de Gobierno de Nuevo León.