04/Jun/2020
Local

Busca UANL consolidar proyecto de fusión nuclear involucrando a México con 35 naciones

Científicos de FIME tienen una meta muy ambiciosa: que México en conjunto pueda participar en el programa científico tecnológico del Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER) en Francia y colocar al país entre las 35 naciones involucrados en este proyecto experimental.

 

Diseñar la Plataforma Teórico-Experimental de Fusión y concluir los estudios teóricos le costó al Grupo de Investigación en Fusión (GIF) de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME) 10 años de trabajo constante en esta área de energía nuclear, disciplina científica que se estudia poco en México.

 El doctor Max Salvador Hernández, integrante de este grupo de científicos, explicó que la alianza que se firmó -en 2018- con la Universidad Estatal de San Petersburgo (RUSIA) fue el apoyo necesario para fortalecer la tarea científica que realizan desde 2010.

 

 

“El desarrollo de la energía por fusión promete bastante, y la construcción de esta plataforma en nuestra Universidad permitiría a México tener una instalación operativa, no solamente para formación de recursos humanos, sino para experimentar desarrollo de tecnología avanzada”, explicó Salvador Hernández.

 

Escenario internacional

Ha sido largo el camino para el GIF-FIME y tener hoy los resultados que presentan.

 En esta última década, participaron en la Conferencia sobre Energía por Fusión Nuclear, auspiciada por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), en los años 2010 (Korea), 2012 (San Diego), 2014 (San Petersburgo), 2016 (Japón), y acudirán en octubre del 2020 a Francia, que es la sede de este encuentro con carácter de bienal.

 “El año pasado [2019], fuimos sede en la FIME del Congreso de la Sociedad Nuclear Mexicana, que estaba en su trigésimo aniversario y pudimos trabajar de nuevo con los científicos de la Universidad Estatal de San Petersburgo (RUSIA), cuyos trabajos los lidera el doctor Gennadii Mikhailovich Vorobyov. Y definimos el diseño de nuestro Tokamak”. Max Salvador Hernández, Científico en FIME

La investigación, el desarrollo tecnológico e innovación en ciencias y tecnologías nucleares tienen un impacto en el ámbito de la energía, salud, ambiente industrial y protección radiológica. México tiene instalaciones que trabajan estas líneas.

 “A través de nosotros, México entraría de lleno en la investigación más avanzada para el programa internacional que existe: el Reactor Termonuclear Experimental Internacional (ITER), que se construye en Francia y en el que participan alrededor de 35 países para construir el Tokamak más grande del mundo”, agregó.

 

 

“Lo queremos lograr para posicionarnos como una Universidad que pertenece al sistema Universidades Satélite del Programa Europeo de Fusión.

 “Podríamos hacer el intercambio de estudiantes para su capacitación en el área de posgrado, desarrollar ciencia y tecnología y consolidar la alianza con la Universidad Estatal de San Petersburgo, una institución con ocho premios Nobel en su historial”, apuntó.

 

Urgen recursos económicos

En esta última fase del proyecto, que es la construcción de esta Plataforma Teórico-Experimental de Fusión (para el confinamiento magnético y su uso en laboratorio), es necesaria una inversión de 10 millones de pesos. Esta cantidad de dinero están en búsqueda los integrante del GIF-FIME.

 “Tenemos varios proyectos que queremos colocar en el mercado para obtener estos recursos, debido a que son necesarios para construir el Tokamak Esférico de Apoyo hacia ‘T’.

 “En México no hay infraestructura como la que pretendemos tener y además pega mucho la palabra nuclear, es un tema poco abordado y consideramos que debe existir mayor difusión para conocer bien el tema”. Max Salvador Hernández

 El investigador señaló que, en México, el Instituto Politécnico Nacional (IPN) tiene una máquina en proceso de construcción, así como en el pasado operó para investigación un antiguo Tokamak en el Instituto Nacional de Investigaciones Nuclear (ININ) que para el día de hoy ya no se encuentra en operación como tal. Son dos máquinas más que representan el esfuerzo por tener un programa de fusión mexicano.

 “La fusión como fuente de energía es poco abordada en Latinoamérica en su conjunto; es el campo más avanzado de la física y la ingeniería, es la más compleja. Ella permite la evolución de la física e ingeniería en varios sectores como el aeroespacial, control, robótica, entre otros". Max Salvador Hernández

 “En México no tenemos tanta difusión como para profundizar en nuestro propio reactor de potencia de Laguna Verde y mucha gente desconoce que México tiene infraestructura nuclear, hay mucho desconocimiento en este rubro de lo que tenemos como país”, señaló.

  Además del doctor Max Salvador Hernández, los integrantes del GIF son ingenieros, físicos, la mayoría ya con estudios de posgrado tanto por parte de la FIME como de la FCFM: Jorge González, Joel González Marroquín, José Rubén Morones Ibarra, Simón Martínez Martínez, Mauricio Chávez, Alejandro Nieto Cuarenta, Víctor Máximo Arredondo Solís.

 Así como Marco Sanromán Reséndiz, Genrry Cavazos Almaguer, Armando Acosta, Emilio Chapa, Raúl Hernández, Iván Morales, Alejandro Villarreal, Daniel Sánchez, Antonio Aguilera, Alan Guerrero, Adrián Pérez, César Briseño, Omar Alejandro Muñoz Ovalle, Carlos Acosta y Julio Martínez Torres.