25/06/2018
Editoriales

Enero 8 de 1910: el mexicano Alberto Braniff Ricard, fue el primer latinoamericano que voló en avión

Enero 8 de 1910: el mexicano Alberto Braniff Ricard, fue el primer latinoamericano que voló en avión. Braniff, miembro de una poderosa familia cuyo padre vino a construir el ferrocarril de Veracruz y se quedó a vivir en nuestro país, a eso se debe que haya nacido aquí el primer aviador de América Latina. Además, Braniff impuso el récord mundial de elevación de un aparato tripulado, dado que desde la ciudad de México, que tiene una altura de 2 mil 235 metros sobre el nivel del mar, se elevó a 25 metros y llegó hasta Toluca.

La improvisada pista estaba en la hacienda de Balbuena, propiedad de su familia, y ya en el aire, tras una carrera de 200 metros para despegar su biplano tipo Voisin con motor de 60 caballos de fuerza, sobrevoló el zócalo de la ciudad de México, pasó por donde se construía la obra del Monumento a la Revolución (que en ese momento era para conmemorar la Independencia pues la revolución estallaría hasta 10 meses después), pasó por el cerro de las cruces, donde sucedió la histórica batalla en la guerra de independencia, hasta aterrizar en una pista descampada del municipio de Toluca. Braniff Ricard estudió aviación en Francia y allá compró el avión, mismo que trajo desarmado por vía marítima. Braniff tiene varios récords, como el de haber sufrido el primer accidente aéreo, el ser quien por primera vez voló un avión Farman con motor de pistón, y haber volado aviones durante la revolución, por órdenes de Pancho Villa y de Venustiano Carranza. Su apellido dio nombre a una empresa de aviación. México ha destacado en muchas actividades, como en la aviación, desafortunadamente poco crédito se les da a los mexicanos ilustres.