22/09/2018
Editoriales

SE VUELVE A HABLAR DE LA AMENAZA NUCLEAR

El terrorismo nunca alcanzará a uno por ciento de la población de Estados Unidos, pero el plan del Presidente Obama para modernizar el arsenal nuclear de EU "aumenta la posibilidad de una verdadera devastación", señala Stephen Kinzer, investigador del Instituto Watson de Estudios Internacionales de la Universidad Brown, en un artículo editorial que publicó el diario Boston Globe el domingo 24. "Los voces que tratan de alertarnos de la verdadera amenaza son ahogadas con un frenesí de discursos de campaña y peroratas de televisión sobre los musulmanes enloquecidos", señala Kinzer, y cita al ex Secretario de la Defensa de EU, William Perry, como una de las voces más sensatas. Kinzer argumenta que "la modernización propuesta por Obama aumenta nuestra vulnerabilidad, no nuestra seguridad", en particular debido a la amenaza que siente Rusia y la reacción en cadena que se desataría en China, luego India y luego Pakistán.

Asimismo, Kinzer señala el riesgo de una guerra accidental, la cual aumenta debido al misil crucero que se está desarrollando para equipar al Long Range Strike Bomber (Bombardero de Ataque de Largo Alcance) que está en fabricación para la Fuerza Aérea de Estados Unidos. Ese misil crucero puede cargar ojivas nucleares o convencionales, pero el adversario al cual se le lanzara el misil no podría saber la diferencia, y podría responder con un ataque nuclear de cualquier modo. Además, el presupuesto tiene que cargar con "ruinoso gasto" de la modernización, de hasta un billón de dólares en 30 años.

Ya es hora de parar ese programa, declara Kinzer. "Una vez que se inicie, se dividirán los ricos contratos de adquisición a los distritos de miembros influyentes del Congreso. Eso va a producir una base de apoyo interesada y le dará al proyecto un impulso imparable". Kinzer concluye que "mantener la seguridad de nuestro país exige un pensamiento ágil, no depender en planes articulados para una época pasada".