27/Sep/2020
Local

Equilibra formación inicial educación pública y privada

El procurar educación temprana es el factor más determinante para equiparar a la educación pública con la privada, según la tesis de maestría ganadora del Premio Consuelo Meyer de la Facultad de Economía de la UANL que defendió Sara Cortez.

 

Contrario a lo que la opinión pública considera, la diferencia entre la educación privada y pública no es tanta como parece y la educación inicial es el factor más importante para acortar esa diferencia.

Y ni la diferencia de infraestructura o de maestros o modelos pedagógicos entre una y otras instituciones son factores tan importantes como sí lo es el adecuado seguimiento de la familia en la particularidad cognitiva del alumno(a) desde preescolar, o antes.

A estas conclusiones llegó y defendió en su tesis Sara Noehmí Cortez Soto, egresada de la Facultad de Economía de la UANL (FAECO).

Titulada: “Determinantes del rendimiento académico de los alumnos en escuelas públicas y privadas de México”, esta investigación fue galardonada en el rubro de Tesis de Maestría con el Premio Consuelo Meyer que entrega anualmente la facultad.

Sara Nohemí cursó su maestría de 2016 a 2018 y el año pasado defendió y aprobó su tesis. Fue un tema que le agradó a Sara y que el doctor Jorge Moreno le ayudó a guiar.

“La mayoría de la gente considera que hay mucha diferencia, cuando en realidad no la hay. Y un factor muy importante: el preescolar. Si el niño tiene educación temprana eso aporta una gran parte a su rendimiento académico, aumenta si tiene inicios educativos tempranos”, dijo la tesista ganadora.

Sara relató que al defender su tesis alguna de las lectoras le preguntó sobre una hipotética toma de decisión al inscribir a sus hijos entre una escuela pública y privada.

“Yo le contesté que si el nivel socioeconómico se los permite acudan a la escuela privada. Pero si lo meten al público y pones mucha más atención en la educación temprana y estímulos educativos, eso podría equiparar entre una y otra. Que apuesten a la educación temprana”, destacó.

 La población inicial del estudio eran 3 mil 300 alumnos, pero por medio de análisis y factores de expansión ampliaron la muestra a cerca de más de un millón de personas.

 Ahí estudiaron factores tanto personales del alumno, como familiares y escolares. Dentro de los personales estaban el género, la edad, el nivel de educación de los padres. Además del índice socioeconómico, la estructura de la escuela, entre los más importantes.

  “Llegamos a la conclusión de que sí existe una diferencia, pero logramos ver que esa diferencia no es tan grande como parece. Notamos que ese sesgo que hay entre una escuela pública y una privada no es tan grande.

  “Esta diferencia es más que nada por los factores de familia y personal del alumno. Los factores de la familia son los que explican en mayor medida esa diferencia, no tanto si el niño está en privado o en público. Los factores familiares son más importantes que la infraestructura o los maestros”, concluyó.