23/Oct/2020
Editoriales

¿Qué crees que pasó?

Septiembre 26 de 1949: Se descubren en Ixcateopan, Guerrero, los restos de Cuauhtémoc, el último tlatoani azteca. Este importante descubrimiento lo hizo la doctora Eulalia Guzmán, después de muchos meses de investigación, para cerciorarse de la autenticidad de su hallazgo. Una de las primeras pistas que siguió Eulalia Guzmán, fue el nombre del poblado, pues en náhuatl significa “Aquí está tu señor de mucho respeto”, ya que su nombre anterior era el de Zompancuahuithli.

Según deducciones científicas, al llegar a ese pueblo en 1529 los restos de Cuauhtémoc y sepultarlos debajo de los escombros del templo mayor indígena, se cambió el nombre al poblado. Desde luego que hay otras tesis respecto al origen del nombre mencionado. Sin embargo, lo trascendental es que en un día como hoy del año 1949, se desenterraron los restos de Cuauhtémoc. Entre los arqueólogos e investigadores siguen existiendo ciertas dudas respecto a la autenticidad de estos restos, pero el Instituto Nacional de Antropología e Historia –INAH- avaló estos estudios de Guzmán. Al año siguiente, en 1950, el Congreso del estado de Guerrero le agregó al nombre de Ixcateopan el “De Cuauhtémoc”. En esta fecha se convocan a varios grupos nacionales y extranjeros a este lugar, buscando la reivindicación de nuestros orígenes como nación.