Internacional

Aviones de combate rusos y sirios bombardean campo cerca de Alepo recapturado por rebeldes

AMMÁN  - Aviones de combate bombardeaban el domingo un campo estratégico situado en el extremo norte de la ciudad de Alepo, mientras el Gobierno sirio combatía a las fuerzas rebeldes por el control de la zona como parte de una poderosa ofensiva militar apoyada por Rusia.

Los cazas bombardeaban partes residenciales de la ciudad y destruían edificios, dijeron rebeldes y civiles. Más de 250.000 civiles están atrapados en el sector sitiado por la oposición y existe una creciente preocupación por una intensificación de la violencia desde el colapso del cese al fuego, que fue anunciado hace apenas dos semanas.

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas tiene previsto reunirse a las 1500 GMT para discutir sobre la ofensiva en Alepo pero la última campaña militar lanzada por el presidente sirio, Bashar al-Assad, y sus aliados rusos e iraníes parece haber sepultado cualquier esperanza para los esfuerzos diplomáticos.

En su primer gran avance desde el inicio de la ofensiva, el Ejército sirio y sus milicias aliadas tomaron control del campo de refugiados palestinos de Handarat, a unos pocos kilómetros al norte de Alepo, pero los rebeldes contraatacaron horas después.

Los rebeldes dijeron el domingo que habían recapturado el campo antes de que empezaran los bombardeos del domingo.

"Hemos recuperado el campo, pero el régimen lo quemó con bombas incendiarias (...) Hemos podido proteger el lugar, pero el bombardeo destruyó nuestros vehículos", dijo Abu al-Hassanien, un comandante de operaciones rebeldes que incluye a las principales brigadas que buscan detener a las fuerzas armadas de Damasco.

El Ejército sirio, que está recibiendo ayuda de milicias respaldadas por Irán, del grupo libanés Hezbolá y de milicias palestinas, reconoció que la oposición rebelde había recapturado Handarat.

La ofensiva sobre Alepo podría representar la mayor batalla hasta ahora en un conflicto que empezó como guerra civil y que ha causado la muerte de cientos de miles de personas y desplazó a 11 millones de sirios de sus viviendas.

Residentes dijeron que los ataques aéreos en el este de Alepo han sido los más intensos hasta ahora desde que se anunció la ofensiva el jueves, ya que el Gobierno está utilizando armamento más poderoso. Decenas de personas han perdido la vida en los últimos días.