22/06/2018
Editoriales

Una mujer con “super poderes”

 

No se trata de ningún caso extraño ni extravagante, mucho menos salido de una historieta de ciencia ficción; tampoco es que ella sea la chica ideal de algún súper héroe como Batman o el Hombre Araña. Una mujer con super poderes, es aquella que a pesar de ser imperfecta, es totalmente real, y su fortaleza interna es su más grande e increíble poder.

Detrás de cámaras, sin darse cuenta de que es tan poderosa, ella percibe su mundo totalmente multicolor. Ese espacio de dimensiones infinitas, se encuentra pintado de rosa, amarillo, violeta, verde y azul; sin embargo, el color que predomina, es un tono rojo carmín, tan intenso como sus deseos y su apasionada entrega al arte de vivir.  

Por supuesto, ella siempre es una dama, incapaz de presumir poderes absurdos como las falsas y chantajistas lágrimas con sabor a ácido o el increíble don de leer su propia mente. Esos detalles tan superfluos y engañosos, no van con su personalidad.

La mujer de la que hablo, es aquella que se encuentra totalmente conectada con la realidad; aquella que aun y cuando muchos se empeñen en decirle que la vida se vive en blanco y negro, no se rinde, al contrario, es capaz de encontrar los recursos suficientes para cambiar su realidad.

También, es la que llora de verdad cuando se siente frágil, la que sabe cuánto duelen las caídas porque ha ido a parar al fondo del barranco en repetidas ocasiones. Y le ha dolido, vaya que sí; pero, después de tan terribles golpes, ha aprendido cómo levantarse para continuar. ¡Ese sí es un gran poder!

Pues bien, la heroína de esta historia, es la mujer que cada mañana, sin sentir temor alguno, puede mirarse al espejo y sonreír, aunque en apariencia luzca fatal; porque para ella, no hay nada que perder al descubrirse despeinada. 

Sus cualidades son tan especiales como incontables, ella suele ser divertida, extrovertida, audaz, inteligente, comprensiva, amable, motivacional, sincera, fuerte  femenina, creativa, amigable y cariñosa a la vez. 

En definitiva, esta mujer, no es una dama de ficción, es auténtica, real, hecha de carne y hueso, con defectos y virtudes. Es alguien que vive aquí o allá, en libertad absoluta, caminando siempre con entereza y dispuesta a enfrentar cualquier batalla, por difícil o imposible que parezca.  

 ¿Y dónde está esa gran mujer?, se preguntarán algunos.

La respuesta es simple, si eres mujer y haz sentido que cada noche eres capaz de conquistar la luna, que el susurro del viento en lugar de molestarte, acaricia tus sentidos, o si alguna vez, sin que nadie te dijera como hacerlo, pudiste traspasar algún dolor. Y si al despertar, cada mañana, estas dispuesta a luchar por conquistar tu mundo y pintarlo del color de tus sueños. Sin duda alguna, esa mujer tan poderosa… eres tú.