25/09/2018
Editoriales

Los Programas de los Candidatos

 

Considero que son tan importantes las elecciones de este año, que creo que hay que aprovechar todas las oportunidades posibles para valorar los candidatos a la Presidencia: Una de las formas de hacerlo es la de estudiar a fondo sus programas de gobierno, aunque ya sabemos que, sobre todo en política, “del dicho al hecho hay mucho trecho” y que una de las ocasiones en la que más miente o exagera el hombre en durante las campañas políticas; Aún así, si ya desde su programa un candidato empieza mal y en falso, o si por sus propuestas vemos que nos está “enseñando su oreja” autoritaria o demagógica, eso nos puede servir de guía.  

 

   Por suerte cayó en mis manos un estudio tabular de los programas de gobierno de los tres candidatos presidenciales más importantes, Anaya, Meade y López Obrador, elaborado por mi nieto Andrés Santos Vargas como trabajo de su carrera, en el que divide dichos programas en siete grandes Temas llamados: Reforma Política y Democratización, Estado de Derecho, Seguridad y Justicia, Economía, Política Social y Servicios Públicos, Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible y Política Exterior. Cada uno de esos grandes Temas lo sub-divide a su vez en un número variable de Rubros, que suman un total de 34.

 

   A partir de ese muy amplio análisis, yo le hice cuatro páginas de comentarios, de los cuales me permito poner a su consideración lo que creo que señala los rasgos más importantes de lo que podría convertirse en realidad, en caso de que el candidato estudiado ganara la Presidencia de la República:

 

   El programa de gobierno más completo y positivo es el que propone Ricardo Anaya, candidato del Frente que incluye al PAN, PRD y MC, cuyos puntos más sobresalientes creo que son los siguientes: Aunque ya en el rubro “Federalismo” habla de “Reestructurar… y Redistribuir… competencias de niveles de gobierno” no llega a precisar una ley que distribuya los enormes ingresos federales de los impuestos sobre la renta y al consumo en forma objetiva y automática, entre la Federación, los Estados y los Municipios. Meade se queda calladito al respecto, pues le estaría quitando al Presidente la principal “palanca” para mantener a los gobernadores “bien portaditos”. AMLO tampoco dice nada, pues seguro también quiere usar esa “palanca”.

 

   En el rubro “Participación Ciudadana”, Anaya y AMLO tienen propuestas, pero el primero no se atreve a proponer que se valore el voto según el pago de impuestos y el nivel educativo del ciudadano, mientras que el segundo la usaría en una forma demagógica, claro, controlada por él. Meade no dice nada.

Anaya es también el único en proponer “Revisar… el gasto público en el Sistema Electoral”.

   Meade no dice ni una palabra en “Transparencia”, en la que Anaya hace tres buenas propuestas y AMLO propone una demagógica “Contraloría Ciudadana”, obviamente manejada por él.

 

   En “Combate a la Pobreza” todos se vuelven demagógicos, proponiendo ingresar a los trabajadores del campo al ya colapsado IMSS, pero AMLO los supera proponiendo “Autosuficiencia Alimenticia” a base de promover carísimos y erosionantes cultivos de maíz y frijol, en vez de importarlos baratísimos de los EUA.

 

   En el rubro “Educación” nadie propone ir al fondo del asunto, por ejemplo adoptando el magnífico y funcional modelo Chileno de privatizar todo lo que se pueda la oferta educativa, para que los padres escojan la que les parezca más accesible y conveniente para sus hijos, mientras que el Estado se encarga del financiamiento, según las reglas que marque y en supervisar la calidad de la educación impartida.

 

   Creo que puedo resumir así mi opinión: Anaya me parece de regular a bueno, Meade muy callado por compromiso y AMLO peligrosamente demagógico.

                                                                                                  Atte.- JVG.- 14-02-18.