Internacional

Ocho años de guerra en Siria han dejado mas de 371.000 muertos

Entre las víctimas hay 112.623 civiles, incluidos 21.065 menores de edad y 13.173 mujeres. 

Al menos 371.222 personas han fallecido desde el comienzo de la revuelta popular siria el 15 de marzo de 2011, informó este viernes (15.03.2019) el Observtorio Sirio de Derechos Humanos, que advirtió de que la cifra de muertos podría superar los 570.000, entre civiles, combatientes de todos los bandos, detenidos y desaparecidos.

De las más de 371.000 víctimas que la ONG ha podido documentar y verificar su fallecimiento, 112.623 son civiles, incluidos 21.065 menores de edad y 13.173 mujeres. 

Asimismo, el Observatorio ha podido comprobar 65.187 bajas en las filas del Ejército sirio y los aliados al presidente Bachar al Asad, 50.484 de ellos de nacionalidad siria y el resto de otras nacionalidades, como la libanesa.

Mientras, en las filas de los opositores al régimen de Al Asad, se registraron 64.477 muertos de nacionalidad siria, tanto de facciones rebeldes e islamistas como de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza armada integrada principalmente por kurdos y que lidera la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

También perecieron 65.726 combatientes de otras nacionalidades, sobre todo árabes pero también afganos e iraníes, pertenecientes a grupos armados radicales, como el EI y el Frente de Liberación de Levante, que se denominaba anteriormente Frente al Nusra y estaba afiliado a la organización Al Qaeda. 

7.000 millones de dólares para refugiados sirios

El Observatorio destacó que, aparte de las víctimas que han sido documentadas, podría haber hasta 88.000 personas que han perdido la vida por torturas en las cárceles del Gobierno sirio en todo el país desde 2011 hasta la actualidad.

Asimismo, la ONG agregó que se desconoce el destino de 4.500 secuestrados y detenidos por el EI, 4.700 desaparecidos o prisioneros de las fuerzas de Damasco y sus aliados, y más de 2.000 secuestrados por las facciones armadas insurgentes de distintas tendencias.

El Observatorio, con sede en el Reino Unido pero con una amplia red de colaboradores sobre el terreno, señaló que las víctimas podrían ser 100.000 más, pero la ONG no ha podido comprobar su muerte por falta de acceso a las zonas de combate y falta de información por las partes beligerantes.