14/11/2018
Editoriales

Recordando a Monseñor Aureliano Tapia Méndez

 

Cuando lo conocimos --hace más de cinco décadas-- ya era el Padre Tapia. Después se le llamó  Monseñor Tapia. Para nosotros, sin embargo, siguió siendo el mismo Aureliano de siempre. La única diferencia que encontramos en él, es que llegó a tener unos años más, pero también más obras, más libros. Y, sobre todo, más amigos.

 

Michoacano de origen, Aureliano hizo su vida en Monterrey. Sacerdote, escritor e historiador, realizó una importante labor que se traduce en numerosas obras y servicios.

 

Este destacado historiador falleció en el 2011. Sus restos fueron depositados en la cripta de la Basílica del Roble, luego de una misa encabezada por el Cardenal de Monterrey, José Francisco Robles Ortega, ante la presencia de numerosos fieles y amigos que formaron largas filas para despedirse de Monseñor Tapia Méndez.

 

Aureliano Tapia Méndez fue un acucioso investigador, que  publicó numerosos libros y folletos, además de tres mil artículos en periódicos y revistas nacionales y del extranjero. Además, editó numerosas obras de otros autores. Bajo su dirección, las ediciones Al Voleo, publicaron más de dos millones de libros y folletos.

 

Al fallecer, tenía 79 años de edad y este 3 de mayo de 2018  llegaría a los 87.

 

Michoacano de origen --nació en Jacona el 3 de mayo de l93l--, radicó en Monterrey desde hace tiempo. Aquí se ordenó sacerdote en l955, fue cronista de la Arquidiócesis y Rector de la Purísima Concepción de María. Se distinguió como miembro de diversos organismos, sociedades de historia, asociaciones de cronistas, el Seminario de Cultura Mexicana y la Asociación de Escritores de México.

 

Presidió al mismo tiempo la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística y la Asociación Estatal de Cronistas.

 

CURRICULUM VITAE

 

El siguiente es un curriculum vitae condensado de Aureliano Tapia Méndez:

 

--Nació en Jacona, Michoacán,  el 3 de Mayo de 1931.

 

-Hijo del Sr. D. Aureliano Tapia Sánchez y de la Sra. Dña. María del Carmen Méndez Plancarte de Tapia.

 

--Ordenado Sacerdote en la Catedral de Monterrey, el 26 de marzo de 1955.

 

--Párroco y primer Rector de la Basílica de la Purísima Concepción de María, Virgen Chiquita, 1º. de enero de 1981.

 

--Designado por el Papa Juan Pablo II su Capellán de Honor, con el título de  Monseñor en 1983.

 

--Caballero Comendador de la Orden Ecuestre del Santo Sepulcro de Jerusalén y Capellán de la Lugartenencia en Nuevo León, 1983.

 

--Caballero y Capellán Magistral de la Soberana y Militar Orden de Malta, 1983.

 

--Caballero de Gracia de la Militar Orden Ecuestre Constantiniana de San Jorge, y su Capellán en México, 1995.

 

Perteneció a varias Sociedades Culturales, entre ellas a:

 

--Seminario de Cultura Mexicana, 1973.

 

--Academia Nacional de Historia y Geografía, 1976.

 

--Academia de Literatura del Instituto Mexicano de Cultura, 1979.

 

--Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, 1984.

 

--Sociedad Mexicana de Filosofía, 1985.

 

--Sociedad Mexicana de Filosofía Católica, 1986.

 

--De número de la Academia Hispanoamericana de Artes, Ciencias y Letras,

 

--Correspondiente de la Real Española, 1986.

 

--De número de la Academia de Estudios Genealógicos e Históricos de México, que  lo ha designado su Capellán, 1993.

 

--Sociedad Alemana de Genealogía, 1995.

 

--Academia Mexicana de la Historia, Correspondiente de la Real de Madrid, 1997.

 

--Academia Mexicana de Genealogía y Heráldica, 1998.

 

 

PROMOTOR DE

PUBLICACIONES

 

El historiador y escritor  Aureliano Tapia Méndez y publicó más de 70 libros y 71 folletos propios, así como más de 60 libros y 60 folletos de otros autores. Total: más de 261 títulos editados. Por otra parte, tiene registrados tres mil artículos en revistas nacionales y del extranjero.

 

--Diseñó 50 medallas, entre ellas la del Centenario de Alfonso Reyes (1989), la de la Feria de Monterrey 91, la de Monterrey 400, en el Cuarto Centenario de la Fundación de Monterrey 1996, (la editó la Casa de Moneda de México), las veneras de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística, de la Sociedad Numismática de Monterrey, la presea “José P. Saldaña” de la Asociación Estatal de Cronistas de Nuevo León, y por disposición del C. Gobernador Lic. Fernando Canales Clariond, diseñó la “Presea Estado de Nuevo León”, Al Mérito Cívico, que se entrega a los recipiendarios de la premiación.

 

PRESEAS Y

CONDECORACIONES

 

Entre las preseas y condecoraciones que recibió, están:

 

Las Palmas Académicas, de la Academia Nacional de Historia y Geografía, Patrocinada por la Universidad Autónoma de México (1975); Medalla otorgada por el Ayuntamiento de Santanyí, Mallorca (1977); Medalla de acero al Mérito Histórico “Capitán Alonso de León”, de la Sociedad Nuevoleonesa de Historia, Geografía y Estadística (1978); Placa de plata “Águila de Tlatelolco”, otorgada por la Secretaría de Relaciones Exteriores de México (1978); Placa de plata de la Décima Asamblea de las Sociedades Numismáticas de México, designándolo “Numismático del año” 1982; Presea Estado de Nuevo León, en reconocimiento público al Mérito Cívico (1988).

 

También recibió la Medalla “José de Escandón” de la Sociedad Tamaulipeca de Historia, Geografía y Estadística de Matamoros, Tamps. (1990); Medalla al Mérito Cívico “Diego de Montemayor” del Municipio de Monterrey (1991); Medalla y Diploma de la Universidad Autónoma de Nuevo León en el sesenta aniversario de su fundación (1993), y la Medalla “José P. Saldaña” de la Asociación Estatal de Cronistas de Nuevo León (1998). El Centro de Estudios Universitarios (CEU) le otorgó el Doctorado Honoris Causa.

 

De uno de sus libros anteriores, aquel que lleva por título "Tu puedes triunfar y ser feliz", recuerdo en esta ocasión estas palabras:

 

"El pozo que surte el agua clara para apagar la sed, si no deja que se agote su tesoro, siempre quedará al mismo nivel, y a la medida que dé, se le irá surtiendo su riqueza por las corrientes subterráneas... El gozo de dar se prolonga al recibir".

 

Por otra parte, cuando le preguntaban al actor Gary Cooper si podía definir la felicidad, luego de pensarlo respondió: La felicidad pudiera consistir en tener suficiente trabajo durante todo el día y suficiente sueño toda la noche, para que no quede tiempo de pensar en la felicidad.

 

Eso es lo que hizo Tapia Méndez a lo largo de su fructífera existencia.

 

En una de sus numerosas obras, que ahora viene a nuestra memoria, Tapia Méndez aconseja dedicar tiempo a nosotros mismos para respirar hondo en las alturas del espíritu. Antes de cada acción importante, es conveniente analizar el panorama para evitar errores. Recomienda también un momento de reflexión, antes de comenzar el día. Hay que hacer a un lado los recuerdos amargos.

 

VIVIR EL

PRESENTE

 

Y algo muy importante: Vivir el presente, el regalo de este día. El ayer ya no es nuestro. El mañana no podemos asegurarlo.

 

Estas palabras del Dr. Tapia Méndez nos recuerdan una encuesta que hicimos hace algunos años, para conocer cuál había sido el mejor momento en la vida de algunos amigos.

 

En aquella ocasión recibimos las más variadas respuestas. Alguien nos dijo que su mejor momento fue cuando conoció a su esposa; otro nos comentó que esto sucedió cuando nació su primer hijo. Uno más respondió que fue muy feliz cuando ganó su primer peso. Así, las respuestas se fueron sucediendo.

 

No puedo olvidar, sin embargo, la respuesta que me dio uno de ellos:

 

--“Para mí, el mejor momento siempre ha sido y es el presente, el ahora y aquí”.

 

Jamás debemos decir: Estoy matando el tiempo. Eso sería uno de los más dolorosos asesinatos. Más que un asesinato, sería un suicidio.

 

De acuerdo con la filosofía de Aureliano Tapia Méndez, si queremos ser felices, tenemos que entender a los demás, descubrir lo bueno que hay en los otros, dejar atrás las amarguras del ayer, vivir la realidad que nos toca hoy para llegar a la plenitud del ser. Y el secreto de ser está en la alegría de dar y de compartir.

 

En estos tiempos en que parece haberse perdido la capacidad de asombro, cuando los medios masivos de comunicación difunden los acontecimientos que a diario suceden --muchos de ellos, por desgracia negativos--, es cuando más necesitamos de gente como Tapia Méndez.

 

Aureliano Tapia Méndez se preocupó siempre por promover y difundir la cultura en nuestro medio.