02/Jul/2020
Local

Rechaza PRI cualquier incremento a tarifas del transporte urbano

 

Monterrey.- Ante la intención del gobierno estatal de ceder a las presiones de los transportistas para incrementar las tarifas del transporte público, la dirigencia del PRI de Nuevo León rechazó cualquier incremento que afecte a las familias nuevoleonesas.

  Lo anterior lo señaló el presidente del Comité Directivo Estatal, Pedro Pablo Treviño Villarreal, luego de las recientes declaraciones del secretario general de Gobierno, Manuel González, quien aseguró que el gobierno estatal está proponiendo un incremento a las tarifas del transporte urbano del 16 por ciento, mientras que los transportistas quieren un aumento del 43.5 por ciento.

  De darse el aumento propuesto por la autoridad, la tarifa en efectivo pasaría de 12 a 14 pesos; las rutas suburbanas pasarían de 12 a 15 pesos, mientras que los pagos con tarjeta Feria quedarían sin ajuste.

  En tanto, los dueños de las rutas de transporte público, pretenden un aumento de 12 a 17.22 pesos en pago en efectivo, 16.80 en tarjeta Feria y 10.60 la tarifa preferencial.

   “Reiteramos nuestro rechazo a cualquier incremento a las tarifas del transporte urbano porque tenemos el transporte urbano más caro del país y el servicio deja mucho que desear, además de que la economía de las familias está muy dañada y no puede ser posible que estén trabajando sólo para pagar tus pasajes”, aseveró.

  El dirigente priista también criticó la inacción de la administración del gobernador Jaime Rodríguez Calderón para solucionar el problema del transporte urbano, ya que solo ha alargado el problema.

   “Lo único que ha hecho el gobernador es patear el bote ni ha querido meter en cintura a los transportistas quienes han incrementado por su cuenta las tarifas suburbanas sin que haya ninguna sanción por parte de las autoridades del transporte”, criticó.

  Agregó que esta inacción ha permitido a los dueños de las rutas urbanas a realizar acciones legales para evitar que la autoridad los sancione.

   “Al parecer existe una complicidad entre el gobierno estatal y los transportistas para permitirles que aumenten las tarifas sin necesidad de un incremento oficial, además de que no los ha obligado a mejorar el servicio que es muy malo y el más caro del país”, puntualizó.