Local

Falla Bronco en castigar corrupción al salvar a sus funcionarios

La decisión de solicitar no iniciar un proceso penal a los responsables del Cobijagate y sólo apercibirlos demuestra que el Gobernador Jaime Rodríguez Calderón es bronco con sus enemigos pero mansito con sus cómplices, aseguró Mauro Guerra Villarreal, Presidente del PANNL.

Calificó como una señal perversa que la Subprocuraduría Anticorrupción haya dictaminado que no encontró datos para considerar que cometieron delitos los funcionarios involucrados en la compra de cobertores con sobreprecio.

"Es bronco con sus enemigos pero mansito con sus cómplices.

"El Gobierno del Estado está mandando una señal perversa, puedes ser corrupto y robar, en el peor de los casos solo tienes que regresar lo que robaste", señaló Guerra Villarreal.

El líder de Acción Nacional exigió castigo real a los responsable del primer caso de corrupción que se detectó en la actual administración estatal y no combatirla a discreción.

"La corrupción no se perdona, la corrupción de castiga. Le exigimos ponga mayor empeño para castigar administraciones anteriores para que en realidad tenga consecuencias; pero también le pedimos no haga distinción entre sus amigos y los demás. La ley se debe aplicar por igual a todos", solicitó Guerra Villarreal.

Cuestionó que la Subprocuraduría Anticorrupción aprovechara el puente por el aniversario de la Independencia para anunciar que no sancionarán por la vía penal a los involucrados por el Cobijagate y que sólo los multó con 7,200 pesos o apercibió.

"No podemos creer que justo el día 15 por la tarde previo a los días feriados y cuando la ciudadanía está vacacionando, entretenida en actividades personales o familiares, se dé a conocer que solo habrá apercibimientos para los ex funcionarios porque todo fue un error, descalificamos estas conclusiones de la Fiscalía Anticorrupción que deslegitiman su actuar porque ahora queda claro que se mueve por interés políticos más que el interés superior de combatir la corrupción e impunidad", consideró Guerra Villlarreal.