11/12/2018
Editoriales

El auto sardina en la Asamblea Nacional del PRI

Al salir de la XXII Asamblea Ordinaria Nacional del PRI venía caminado con mi compañera Vera García, Secretaria General del PRI en San Pedro. No era fácil abrir paso entre la multitud que salía del Palacio de los Deportes en la Ciudad de México, y encontrar transporte.

 

En el trayecto coincidimos con el Ing. Leopoldo Espinosa, quien buscaba lo mismo; al fin un auto. Cuando estábamos listos para partir vemos en un chat que la Secretaria General del PRI Nuevo León, Marichuy Aguirre escribe que va saliendo; venía acompañada de Elisa Estrada, dirigente del Organismo Nacional de Mujeres Priístas en Nuevo León.

 

Vera sale del taxi, las busca y las invita a subir al auto; entonces se convierte en el auto sardina. Marichuy y Elisa se dirigían al aeropuerto para regresar a Monterrey. El trayecto se convirtió en una semblanza del evento de riqueza incalculable pues repasamos lo sucedido durante la Asamblea.

 

La Asamblea fue la conclusión de meses de trabajo de un partido buscando la respuesta para los ciudadanos mexicanos quienes esperan el cambio y la transformación política que México necesita para enfrentar los retos del futuro.

 

Hablamos de la asistencia de miles de militantes representantes de toda la República que con sus propios medios llegaron, de los cinco ejes temáticos de las mesas de trabajo en la que participamos militantes y simpatizantes del PRI durante meses de trabajo dando respuestas a ¿qué debemos cambiar y cómo debemos ser para construir un mejor país?

 

Encontramos un evento franco en donde dirigentes, militantes y simpatizantes tuvieran un mismo lenguaje: el ciudadano. Todos somos ciudadanos y buscamos para México lo mejor. Para llegar a este objetivo: la autocrítica y la propuesta.

 

Hay cambios relevantes en los cinco ejes temáticos que se revisaron: Visión de Futuro, Rendición de Cuentas y Ética, Declaración de Principios, Programa de Acción, y Estatutos. Aunque de aquí se desprenden muchos más aspectos como tecnología, ecología, ciencia, educación, salud; de lo más importante:

 

Un PRI ciudadano. Bajo las nuevas reglas, ya no será obligatorio tener 3, 5 ó 10 años de militancia mínima para ganar postulaciones a alcaldías, gubernaturas o la presidencia. Los candidatos del PRI podrán surgir de la Sociedad Civil.

 

No más chapulines. Queda prohibido para diputados y senadores obtener cargos que son de elección popular, brincando de una posición plurinominal a otra. Quienes busquen ser representantes de los ciudadanos tendrán que convencer y obtener el apoyo a través del voto.

 

Mujeres y jóvenes. El 1 de 3, una de cada tres candidaturas será ocupada por mujeres y jóvenes. El principio de igualdad entre los géneros no sólo es un derecho humano básico, también se ha demostrado que es una condición de la mayor relevancia que contribuye a reducir las brechas de desigualdad.

 

Combate a la corrupción. Con la expedición del Código de Ética se refrenda la visión de construir las mejores propuestas y gobiernos para nuestro país y promover a la política como la mejor vía para conciliar los intereses diversos en la democracia, para transformar y mejorar la vida en sociedad y garantizar el correcto desempeño en el servicio público.

 

Pero además de los mensajes oficiales, el ambiente que se creó y la percepción fue de una política social incluyente, sensible, e igualitaria. El presidente de la República, Enrique Peña Nieto, quien asistió para clausurar la Asamblea, fue el último en dejar el lugar y buscó tener acercamiento con la mayor cantidad de personas.

 

De anécdotas: Nos compartió Rosy Morales, luchadora incansable de los derechos para personas con capacidades diferentes en el estado de Nuevo León, cómo el presidente escaló y cruzó vallas para llegar hasta donde estaban ellos.

 

Y al momento en que Marichuy Aguirre, Secretaria General del PRI NL saluda al presidente, le pregunta Ildefonso Guajardo, Secretario de Economía; al presidente Peña Nieto ¿Sabes quién es? Sí, responde Peña Nieto, es tu paisana.

 

 

Así de cerquita se hizo sentir el presidente de México con la militancia, los simpatizantes del PRI y los ciudadanos quienes trabajamos de una forma apegada a la realidad, en la construcción de la transformación y el cambio que México necesita manteniendo la democracia y la pluralidad en uno de los países más diversos y complejos del mundo.