18/11/2018
Editoriales

La Procuración de Justicia es la Base

Si quisiéramos dar un método fácil de saber si un país determinado hay que clasificarlo como perteneciente al Primer Mundo o no, sin tener que meternos a examinar su nivel económico, podríamos preguntar ¿La gente de ese país respeta a sus policías? Si responden que sí, entonces con toda confianza podemos decir que son primermundistas, y si contestan que no, que los temen o los desprecian, entonces con igual confianza podemos decir que es del Segundo o del Tercer Mundos.

¿Por qué esto es así? Porque la principal disciplina social que lleve a tener un alto nivel de vida y de educación es la plena vigencia del sistema democrático, que coloca la consecución del bien común como condición necesaria para que cada individuo pueda perseguir sus propios intereses en condiciones de "fair play", es decir en un Estado de Derecho: Esto, a su vez, requiere de una incansable y valiente procuración de justicia y esto unos policías bien educados, entrenados, capacitados, equipados, pagados y asegurados, todo lo cual favorece los buenos y valientes comportamientos en su oficio, que a su vez los hace respetables.

¿Quieren confirmar esto que les digo en la TV o en el cine? Jamás verán una novela o episodio policiaco en ningún país que no sea del Primer Mundo, porque sería ridículo: Nacieron en Gran Bretaña, Francia, Bélgica y los EUA y se fueron extendiendo a países que antes no podían tenerlos, como la Alemania Nazi, la Italia de Mussolini o la España de Franco, pero apenas se democratizaron ya las tres hacen buenos episodios, como "El Comisario Montalbano" o la serie de películas "Homicidios" ¿Alguien ha visto alguna película policiaca rusa, china o latinoamericana? Otra cosa que llama la atención es que en todos los idiomas, como el finlandés, sueco o checo, la policía se llama "Polis", refiriéndose a las polis griegas donde nació la democracia.

¿Qué conclusión sacamos de todo esto para nuestro Estado de Nuevo León, donde ahorita está pendiente el cambio y, sobre todo, el mejoramiento radical de la Procuraduría General de Justicia, para la cual los legisladores tienen pendiente sentar las bases legales para una Fiscalía General Autónoma?

Pues creo que, en primer lugar, hacerle ver al Gobernador, Jaime Rodríguez, que esta es su última oportunidad para demostrar que es un hombre de buena voluntad a quien se le pueden perdonar sus limitaciones o fallas, y no sólo un ocasionado que aprovechó una oportunidad para que el fingimiento y la mentira le siguieran abriendo caminos "hacia arriba".

En segundo lugar, hacerles ver claro a los legisladores del PRI y del PAN, que así como en junio de 2015 se quedaron sin su "premio gordo", aunque nuestro "Gober" nos haya salido vano podemos repetir la hazaña en las siguientes elecciones, hasta que consigamos sentirnos bien representados por gobernantes que pugnen por nuestro bien común.

Quienes han seguido el proceso de profesionalización de la policía, están satisfechos con la capacitación que reciben los jóvenes que ingresan, pero poco les duran los ánimos si al llegar a la Comandancia en que se les asigna, lo primero que se les dice es "Tienes que traer 200 pesos diarios: A ver cómo le haces". ¿Qué entre el Gobernador, los legisladores y la ciudadanía no podemos nombrar a un Procurador o Fiscal que corra y penalice a esos comandantes corruptos y que él mismo sea honrado y valiente? A ese le daríamos todo el apoyo, la protección y el respeto que merecería.-

Atte.- JVG.- 01-03-17