17/11/2018
Editoriales

EL CALVARIO DE CEMEX

En los años 70s, si mal no recordamos, se fimó una película llamada "Sobrevivientes de Los Andes" la cual narra la historia de los sobrevientas de un avionazo ocurrido en esas montañas de sud América los cuales, en un momento de desesperación y hambre, decidieron en recurrir al canibalismos, es decir, a comerse a los compañeros que iban muriendo por las mismas razones.

En la actualidad, en los altos niveles ejecutivos de las empresas, entre los llamados "CEOs", el canibalismo es una ideología económica muy apreciada y hasta premiada con galardones. El mejor ejemplo es el caso de los directivos de Cemex, especialmente los que sucedieron a Lorenzo Zambrano al frente de esa empresa multinacional con sede en Monterrey. Como sabemos, Zambrano, que en paz de descanse, no era el genio que se decía que era y más bien fue manipulado por los fondos de inversión y bancos como Goldman Sachs, JP Morgan , Bank of América etc. , para que se lanzara a la aventura del "boom de las hipotecas" o bienes raíces en EU a principios de la delicada de los 2000.

Zambrano, bien financiado, compró toda empresa en bancarrota que se encontrara en cualquier parte del mundo, desde España hasta Indonesia, Australia o Colombia. La más costosa de ellas fue la asutraliana-norteameircana Rilke, por más de 12 mil millones de dólares. Con todo ese "arsenal" se colocó en el mercado mundial de cemento justo en le momento en que la "burbuja de las hipotecas" reventaba y después todo se vino abajo por ahí en el 2008. Zambrano, sin comprender el fenómeno del derrumbe y la depresión mundial escondida detrás del auge especulativo y los "documentos basados en hipotecas", dio la orden de "esperar a que la economía norteamericana se recupera" .Su muerte llegó antes que la recuperación y Cemex se quedó con "los fierros" de muchas empresas cementeras en el mundo, con una deuda de casi 20 mil millones de dólares (más grande que la de algunos países) y con ventas y ganancias que no le permitían "honrar" esa deuda