23/06/2018
Editoriales

La Historia es profeta en el tiempo

México es reconocido por su gran potencia cultural. A esa fuerza debemos recurrir en tiempos de crisis. A través de su historia, su patrimonio, su actual geografía cultural y sus instituciones creadas y sostenidas en el tiempo, México se proyecta vitalmente hacia su interior y allende sus fronteras, Esta fuerza cultural abraza, cautiva y domina los ingenios más preclaros de nuestra tierra sin importar el tiempo, la edad, el origen o las convicciones individuales.
 
Las palabras anteriores fueron pronunciadas por el Lic. Jorge Octavio Vázquez González, al hacer su ingreso a la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística. La ceremonia tuvo lugar en el Salón Miguel Hidalgo de la SMGE, en el Centro Histórico de la ciudad de México. 
 

En el mismo evento, recibimos la Medalla al Mérito Histórico que lleva el nombre del fundador de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística y exPresidente de México, el Lic. Valentín Gómez Farías. Es difícil expresar las emociones que sentimos en ese momento.  Vaya nuestro agradecimiento para la Junta Directiva Nacional de la SMGE y su Presidente, el Lic. Julio Zamora Bátiz.

 

La entrega de esta Medalla –la tercera que nos otorga la Benemérita SMGE-- es algo que quedará para siempre en nuestra mente y en nuestro corazón. El reconocimiento es honroso, pero al mismo tiempo ha servido para enfatizar la gran responsabilidad que se nos otorga para continuar en la senda que nos hemos trazado.

 

Mis primeras palabras fueron –y son-- para alguien que merece compartir esta Medalla., mi esposa Blanca Esthela. Ella ha contribuido grandemente. La unión familiar ha sido algo que ella nos ha sembrado. Los valores, nos los ha demostrado con el ejemplo. No han sido nada más palabras vagas, lo ha demostrado con hechos y lo ha demostrado con todo lo que hace por nosotros.

 

Muchos de los problemas que enfrenta el país son los mismos del pasado. Sin embargo, hay que resolverlos con respuestas y soluciones modernas, con nuevas herramientas, pero –sobre todo— con un gran amor a la Patria, con mucho trabajo y entusiasmo, haciendo a un lado intereses personales o de grupos.

 

El Lic. Julio Zamora Bátiz, Presidente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, a quien le agradezco esta distinción, ha propuesto desde hace tiempo la reconciliación nacional, como una solución a los problemas que nos aquejan. A través de la Historia, hemos contemplado numerosas luchas y es momento de insistir en la unidad de los mexicanos.

 

Este año, la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística celebró el 184 aniversario de su fundación. Fue creada el 18 de abril de 1833, por Don Valentín Gómez Farías, con 18 intelectuales mexicanos, a quienes pidió que realizaran tareas fundamentales para la viabilidad del nuevo estado nacional.

 

La Benemérita Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística es la primera en América y la cuarta en el mundo. Durante su fructífera existencia ha contado con numerosos socios que han sido –y son— orgullo de México. Los restos de varios de ellos descansan en la Rotonda de los Personajes Ilustres y sus nombres figuran en letras de oro en el Congreso de la Unión.

 

Sólo para destacar en forma aislada a unos cuantos de sus augustos dirigentes, bastaría con mencionar, del siglo XIX, a Valentín Gómez Farías, Miguel Lerdo de Tejada, Manuel Orozco y Berra o “El Nigromante”, Ignacio Ramírez, Ignacio Manuel Altamirano o de la vigésima centuria que dejamos atrás, las figuras de Jesús Silva Herzog, Emilio Portes Gil o el maestro Isidro Fabela, creador de la política internacional inspirada y surgida de la Revolución Mexicana.

 

El México actual, al igual que cualquier otra nación, es fruto de su cultura. Cultura que sienta las bases de nuestra identidad, la cual presenta características propias que distinguen y conforman a cada región de nuestro país. A pesar de la pluralidad que se observa en las distintas regiones de nuestra Patria, los mexicanos hemos conseguido consolidar una manifestación cultural nacional que se caracteriza por su solidez y unidad.

 

Esta unidad es producto de una larga trayectoria histórica que nos hermana y agrupa. Sin embargo, debemos continuar trabajando en favor del fortalecimiento de las culturas regionales, ya que ellas son el fundamento genuino y esencial de nuestra cultura nacional. En esta tarea se requiere la participación no sólo del Estado, sino de todos los sectores que conforman la sociedad.

 

Al mismo tiempo que se busca la consolidación de nuestra cultura, debemos acercarnos a la cada vez más evidente unidad cultural universal, pero desde una visión proveniente de nuestras propias raíces y cultura, ya que ellas son la conciencia de nuestra identidad.

 

Agradecemos las distinciones de que hemos sido objeto. A la Benemérita Sociedad de Geografía y Estadística reconozco las Medallas Benito Juárez, Ignacio Manuel Altamirano y ahora la del fundador Valentín Gómez Farías. Quiero expresar que seguiremos trabajando por el pueblo de México, sobre todo por las nuevas generaciones que vienen detrás de nosotros,

 

Estamos muy satisfechos por todo el honor que está implícito en este reconocimiento. Lo apreciamos sinceramente. Hay muy pocas cosas que un hombre pueda hacer que le den a él mismo tantas satisfacciones, como la de servir a los demás. Este es el Premio de la experiencia de haber trabajado con hombres y mujeres que aman a sus semejantes.

 

Me dio mucho gusto que en esa misma ceremonia ingresara como socio activo de nuestra Institución el Lic. Jorge Octavio Vázquez González, En momentos en que la situación mundial sufre cambios que no se sabe hacia dónde nos llevarán, hay seres que le apuestan al futuro con actos de generosidad que beneficien a las actuales generaciones y a las que vendrán después. Tal es el caso del empresario regiomontano Lic. Jorge Vázquez, quien ha adquirido ya las Bibliotecas de tres personajes: El periodista Fernando Benítez, el historiador Israel Cavazos Garza y el escritor Eraclio Zepeda. La primera de ellas ya ha sido abierta al público y en el transcurso del presente año se planea abrir las Bibliotecas del historiador Israel Cavazos Garza y del escritor Eraclio Zepeda.

 

Finalmente, quiero decir que si el historiador tiene alguna función en la presente confusión del mundo social, ésta consiste en notar las ricas particularidades de la experiencia y en buscar el incitante aroma de la vida. La historia es un profeta en el tiempo. Historia es el recuento de lo que una generación encuentra de valor en los tiempos andados y que sirve como herramienta para el futuro